Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE preguntará mañana a Pastor en el Congreso por la solución que se dará a las autopistas quebradas

El PSOE preguntará este miércoles a la ministra de Fomento, Ana pastor, por la solución que finalmente se pretende plantear para las empresas concesionarias de autopistas de peaje que han quebrado, ante la inminencia de la expiración del plazo que el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid dio al Gobierno para presentar un convenio acreedores para las radiales R-3 y R-5 de Madrid.
En concreto, la diputada madrileña Delia Blanco preguntará a la ministra por el coste que tendrá para el erario público el rescate de las empresas concesionarias, a pesar de que tanto desde el Gobierno como desde el PP se ha repetido en diversas ocasiones que esta operación no costará ni un solo euro a los ciudadanos.
Sin embargo, de momento no se conoce cuál será la solución definitiva al problema, que podría pasar por cerrar con la banca un pacto para aplicar una quita de deuda del 50% y titulizar el resto en un bono a 30 años, e integrar todas las compañías quebradas en una sociedad pública.
De hecho, el jueves 16 de octubre concluye el plazo que el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid dio al Ministerio de Fomento para presentar un convenio acreedores para las radiales R-3 y R-5 de Madrid, un plan que incluiría a todas las vías quebradas en un solo proceso acumulado.
En total, han quebrado todas las autopistas radiales de la Comunidad de Madrid, la que une la capital y el aeropuerto, la Madrid-Toledo, la Ocaña-la Roda, la Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante. La deuda total que acumulan es de 3.800 millones de euros.
PRIVATIZACIÓN DE EMPRESAS PÚBLICAS
La batería de preguntas de los socialistas para la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso incluye otras dos cuestiones dirigidas a Pastor en relación con los procesos de privatización parcial de Aena y de entrada de operadores privados en el servicio de alta velocidad entre Madrid y Levante.
Así, el hasta ahora portavoz socialista de Fomento, Rafael Simancas, interpelará a la ministra sobre "qué objetivos persigue el proceso de privatización" de Aena Aeropuertos, que se acometerá en dos fases: primero se creará un 'núcleo duro' con un 21% del capital de la red y, posteriormente, otro 28% del valor de la compañía saldrá a Bolsa.
De hecho, el pasado miércoles concluyó el plazo para presentar ofertas para formar parte de ese núcleo estable de accionistas, opción para la que Fomento asegura contar con al menos media docena de inversores interesados. Tras un par de semanas de valoración de las ofertas, se lanzará la Oferta Pública de Venta (OPV), que se celebrará en noviembre en dos fases.
El PSOE se opone a este proceso, y por eso tiene registrada en la Cámara Baja una proposición no de ley exigiendo al Ejecutivo que renuncie a sus pretensiones por los riesgos que la operación conlleva para la economía española y para la vertebración territorial del país.
OPERADORES PRIVADOS EN LA ALTA VELOCIDAD
Por último, el socialista José Luis Ábalos también preguntará a la ministra Pastor por "las razones que han llevado al Gobierno a privatizar la gestión del transporte ferroviario de viajeros en la línea de AVE Madrid-Levante".
El corredor de Levante es el primero que el Gobierno prevé abrir a la entrada de un operador privado que compita con Renfe en transporte de viajeros en tren, según el plan de liberalización del sector diseñado por el Ministerio de Fomento.
De hecho, el pasado 11 de septiembre el entonces secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, anunció que "en las próximas semanas" se licitaría el concurso público para conceder el título habilitante a un operador privado, y la propia ministra de Fomento aseguró el pasado día 30 que empezaría a competir con Renfe ya en 2015.
En esta primera fase la intención del Gobierno es que sólo haya una licencia para este servicio, que incluirá tanto la totalidad de las conexiones del Corredor a Levante (de alta velocidad y de ferrocarril convencional) como las futuras conexiones por alta velocidad a Murcia y Cartagena.