Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Partido Popular podría apoyar la votación de la reforma laboral

En una rueda de prensa en la sede nacional del partido, tras la reunión del comité de dirección, González Pons recordó que el Ejecutivo ha anunciado la tramitación parlamentaria de la reforma laboral como proyecto de ley y, por lo tanto, "mañana no se acaba nada". Por eso, explicó que el PP contempla este proceso "en términos constructivos" y confía en que "en algún momento u otro el Gobierno terminará escuchando al PP". 
"No tenemos en este momento una postura máxima cerrada, estamos abiertos y, de aquí a mañana, si el Gobierno nos llama le escucharemos", resaltó, para subrayar que su partido no va a votar "nada que no sea congruente" con las declaraciones que ha venido realizando hasta ahora. Así, González Pons insistió en que están abiertos a llegar a un acuerdo "hasta el último día" y que el PP irá "modulando sus posiciones" con el fin de "encontrar espacios de diálogo para que el Gobierno pueda rectificar".
"El ministro del paro"
Eso sí, expresó su "perplejidad" por las declaraciones que ha realizado este fin de semana el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, porque se ha hecho "un lío monumental" con sus declaraciones y ha reconocido que la reforma laboral puede que no cree empleo. "Es un verdadero despropósito porque ha dicho lo contrario de lo que debería decir. Se ha portado y comportado como un ministro del paro", señaló. A su entender, "el verdadero ministro de Trabajo resultó ser el ministro del Interior", Alfredo Pérez Rubalcaba, "metido a 'arreglalotodo' del Gobierno".
González Pons destacó el hecho de que sea la primera reforma laboral "de la historia" que no tiene "el apoyo de ningún agente social". "No la apoya nadie, ni los sindicatos ni la patronal y eso no había ocurrido con ninguna reforma anterior", enfatizó, para añadir que "llega dos años tarde" y puede incluso que se pierdan los dos próximos años para la creación de empleo.
CiU podría apoyar, el PNV, una incógnita todavía
La posibilidad del apoyo al Gobierno por parte de partidos como IU o ICV está descartada. En ese sentido se viene expresando el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, que ha indicado que su partido no va a facilitar la tramitación "exprés" de la "contrarreforma" laboral por razones estrictamente "políticas y constitucionales" comparando esta decisión o "dictat" del Parlamento con el "decretazo" que trató de aprobar el Partido Popular en 2002.
El resto de la izquierda parlamentaria (BNG, Na-Bai, junto con ERC) ha expresado ya su rechazo a la nueva norma. Una nueva normativa que no obstante, podría contar con el apoyo de CiU, como viene adelantando Artur Mas, que si bien afirma que la ley es "mejorable", ha querido dejar claro que no obstaculizará su tramitación. Con el probable "sí" de Coalición Canaria, la incógnita queda en el PNV, que decide este lunes el sentido del voto de sus seis diputados nacionalistas. Lo mismo ocurrirá con UPN, mientras que UPyD ya ha anunciado que "no apoyará" al Ejecutivo.