Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos ve "posibilidad importante de acuerdo" con el PSOE en la reforma fiscal o la lucha contra la pobreza

Admite que negociar "entraña cesiones" pero ve temas irrenunciables como la progresividad fiscal o derogar la reforma laboral
El responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, ve que hay una "posibilidad importante de acuerdo" con el PSOE en temas como la reforma fiscal, el plan de lucha contra la pobreza, el fin de la austeridad o el cambio de modelo productivo y, aunque asegura que no tienen ninguna "línea roja" y que cualquier negociación "entraña cesiones por definición", sí tienen algunos principios irrenunciables como conseguir un sistema tributario progresivo o derogar la reforma laboral.
En un desayuno informal con periodistas, Álvarez ha explicado los detalles de la propuesta de Podemos para un Gobierno de Cambio, que conciben como un Ejecutivo "a la valenciana" en el que el acuerdo sobre las propuestas económicas deberían ser "relativamente posibles y fáciles" con las fuerzas "de progreso" como el PSOE, IU o Compromís.
En este capítulo de cuestiones sobre las que la formación morada se siente cerca de los socialistas ha incluido, por ejemplo, el fin de la política de contención de gasto de los últimos años mediante una política fiscal "decididamente, que no locamente" expansiva que permita incrementar en 24.000 millones de euros al año el gasto público para revertir los recortes en servicios públicos, primero, y avanzar en la convergencia con la media de inversión europea, después.
POBREZA, DEPENDENCIA O CAMBIO DE MODELO PRODUCTIVO
Nacho Álvarez también cree que "sobre el papel puede haber acuerdos importantes" en otros tema como la necesidad de financiar "apropiadamente" la dependencia o la educación de cero a tres años, pero también en la urgencia de poner en marcha un plan de choque contra la pobreza y la desigualdad.
Plan que Podemos articula en torno a un programa de renta mínima garantizada "más avanzado, generoso y con un mayor coste" que el de los socialistas, y a una renta complementaria que permita luchar contra las bolsas de pobreza estructural de quienes no aceptan empleos con sueldos bajos porque les supondría perder todas las ayudas sociales.
En total, la formación morada calcula que estas iniciativas costarían unos 10.000 millones al año más el complemento salarial. "la propuesta del PSOE es más timorata, pero el acuerdo es posible", ha insistido el responsable económico del partido de Pablo Iglesias.
Igualmente, existe un "importante grado de acuerdo" con los socialistas en las principales reformas estructurales que necesita el país. En primer lugar, un cambio de modelo productivo que tenga como eje central una transición energética y una apuesta por el autoconsumo y las renovables.
En el sector energético, la formación morada ha rechazado que la idea sea nacionalizar ninguna empresa pero sí tomar "decididas medidas regulatorias" para separar la propiedad y la gestión de las redes de distribución, obligando a las empresas a vender a otras entidades del ámbito privado de modo que no haya oligopolios.
REFORMA FISCAL "POSIBILISTA"
Además, Podemos plantea una reforma fiscal que "recupere la progresividad" del sistema incrementando en tres o cuatro puntos la recaudación en una legislatura, situando el porcentaje en niveles precrisis.
Para ello, hace una "propuesta bastante posibilista" de acercar los tipos reales a los nominales --sobre todo en Sociedades-- y de "reforzar" la imposición directa mediante una revisión del IRPF que mantengan los tramos y tipos actuales hasta los 60.000 euros e introduzca nuevos tramos en esa franja superior.
Igualmente, se propone acercar la curva de tipos que se aplican a las rentas del ahorro a la que tienen las rentas del trabajo (aportaría unos 2.000 millones) y eliminar muchas deducciones (sólo la de planes de pensiones aportaría 4.000 millones.
En este asunto, Álvarez reconoce que la escasa posibilidad de acuerdo con Ciudadanos "hace muy evidente" que el PSOE tiene que elegir con quien pactar porque "no es posible todo".
DEROGAR LA REFORMA LABORAL
En tercer lugar, Podemos exige una reforma laboral que derogue las normativas de 2010 y 2012, recupere el equilibrio en la negociación colectiva --sobre todo en el ámbito de los salarios--, combata el "fraude generalizado" en los contratos temporales sin causa, ponga fin a la concatenación de este tipo de contratos y mejore la Inspección.
En este sentido, Álvarez ha reconocido que están por negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores y por recuperar la indemnización de 45 días por despidos improcedentes, la autorización administrativa previa de los EREs, la ultraactividad y las cláusulas de descuelgues.
También abogan por volver a activar el llamado 'contador cero' que impedía que los acogidos a expedientes temporales consumieran su paro hasta un máximo de 180 días, por facilitar la participación de los trabajadores en las empresas y por aplicar más medidas de flexibilidad en la jornada de trabajo haciendo que el estado cubra parte del salario que se reduce, como se hace en Alemania.
NEGOCIAR ES RENUNCIAR
En cualquier caso, y aunque Podemos y el PSOE aún no están negociando formalmente, Nacho Álvarez ha hecho hincapié en que "todo proceso de negociación entraña cesiones de ambas partes por definición" por lo que no ha cerrado la puerta a modular sus expectativas en ninguna materia.
Eso sí, aunque asegura que su formación no tiene "líneas rojas" sí existen objetivos "irrenunciables", entre los que se cuenta mejorar la progresividad fiscal, intensificar y ampliar el sistema de bienestar y derogar la reforma laboral.
Los detalles sobre cómo se llevan a cabo esos objetivos son negociables. Es decir, que Podemos estaría abierto a pactar si la renta mínima garantizada debe ser de 400 o de 600 euros, pero no a que se cree algún tipo de plan de este tipo y a que beneficie al mayor número posible de personas. Y eso es lo que, a su juicio, "puede impedir" acuerdos con otras formaciones que persiguen objetivos distintos, como es el caso de Ciudadanos.
"Asistimos a un contexto donde, por primera vez, no hay dos fuerzas políticas hegemónicas, lo que genera las dificultades propias de las democracias más avanzadas. Entre todos tenemos que aprender el ejercicio de la negociación y el cogobierno, pero parece que nos está costando un poco", ha apostillado.