Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin reduce el bombeo de gas a Europa

Putin se ha reunido con Miller para ordenarle reducir el bombeo de gas a Europa. Foto: AP.telecinco.es
El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado la reducción de los suministros de gas en la frontera con Ucrania en el mismo volumen en que el carburante ruso "ha sido robado" en el vecino país en su tránsito hacia Europa. La Unión Europea ya ha advertido de que no mediará en este nuevo conflicto gasístico.
El jefe del Gobierno ha aceptado la propuesta del presidente de Gazprom, Alexéi Miller, de reducir los suministros en la frontera de Rusia y Ucrania "en el mismo volumen en que ha sido sustraído -65,3 millones de metro cúbicos- y, en adelante, de recortar según el volumen de gas robado diariamente", según ha informado la agencia Interfax.
"Bien, de acuerdo. Redúzcalos a partir del día de hoy. E informe a los socios europeos y a la Comisión Europea de la situación creada", ha dicho Putin, citado por la agencia rusa.
Por su parte, y tras ser informado, el jefe del Gazprom ha comunicado a Putin que el consorcio gasístico ruso adoptará medidas para compensar las pérdidas de los consumidores europeos debido que no están recibiendo los volúmenes de gas contratados. En particular, Miller señaló que aumentará el bombeo de gas a los consumidores europeos a través de Bielorrusia y Polonia, así como por Turquía.
La deuda ucraniana
Añadió que además Gazprom comprará combustible en el mercado para compensar a los consumidores europeos la merma en los suministros, gasto que deberá pagar la gasística estatal ucraniana Naftogaz, responsable del tránsito del carburante ruso por el territorio de Ucrania.
Además, Miller ha denunciado a Putin que "Ucrania roba gas ruso cada vez en mayor volumen". Y agregó que el vecino país tiene ya una deuda de más de 600 millones de dólares con Gazprom y advirtió: "Si esto continua así, si Ucrania sigue robando el gas ruso, muy pronto su deuda será de miles de millones de dólares".
La UE no intervendrá
Varios países del centro y este de Europa han informado estos días de reducciones en los suministros de carburante ruso a causa de la nueva "guerra del gas" entre Rusia y Ucrania, como la que afectó las exportaciones a varios estados europeos a principios de 2006.
Sin embargo, la Unión Europea ha rechazado mediar en el conflicto del gas natural entre Rusia y Ucrania, ya que lo considera una disputa comercial, y ha pedido a ambos países una solución inmediata que garantice los suministros hacia Europa. Los Veintisiete han insistido a ambas partes en que respeten los contratos vigentes para el suministro y transporte de gas.
Aun así, una misión de la UE se reunirá en los próximos días con responsables de Kiev y de Gazprom para analizar el conflicto, que comenzó cuando el gigante ruso del gas cortó el suministro a Ucrania el pasado día 1 por un desacuerdo sobre el precio.
MV