Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy promete una reforma fiscal que favorecerá el empleo, la reducción del fraude y una mayor equidad

Dice que las grandes empresas pagaron en 2013 el doble que un año antes
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles que la reforma fiscal que enviará el Gobierno al Parlamento durante esta primavera permitirá incentivar la creación de empleo, la mejora de la competitividad y la lucha contra el fraude, y favorecerá que la contribución a las cargas públicas se haga con criterios de justicia para que contribuya más quien más capacidad tiene.
Durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Rajoy respondió de esta manera al diputado de IU, Cayo Lara, quien reprochó al Ejecutivo no tener voluntad política para combatir la desigualdad social. Según Rajoy, si la reforma fiscal cumple con estos objetivos, "se avanzará y mucho" en la reducción de dicha desigualdad.
Así, resaltó que, además de con la reforma fiscal, el empleo también mejorará en España gracias a las reformas acometidas por el Gobierno, entre las que destacó la tarifa plana de 100 euros a la Seguridad Social para crear empleo estable.
Sobre el objetivo de reducción del fraude fiscal, el jefe del Ejecutivo admitió que España es el país de la UE-28 que menos recauda por IVA en relación al PIB y, aunque indicó que la recaudación ya está creciendo por encima del 6% en lo que va de año, dijo que se han reforzado los medios personales de la Agencia Tributaria en la última oferta de empleo público.
Además, el jefe del Ejecutivo aseguró que las grandes empresas pagaron en 2013 el doble que el año anterior, e incluso en algunos casos se pasó de una retención del 0% a una de más del 50%.
Rajoy reiteró, asimismo, que la reforma fiscal supondrá una rebaja de todas las tarifas del IRPF, especialmente para los 12 millones de contribuyentes con rentas más bajas, que los que ganan menos de 1.000 euros mensuales no pagarán por este impuesto y que se elevarán los mínimos personales por hijos y descendientes.
IU PIDE LUCHAR MÁS CONTRA EL FRAUDE.
Estos argumentos no convencieron a Cayo Lara, que indicó al jefe del Ejecutivo que la desigualdad social se combate con recursos y recordó que el fraude fiscal en España supera los 20.000 millones de euros anuales, que el año pasado se redujo un 9% lo recaudado por lucha contra la evasión fiscal y que la presión fiscal en España está nueve puntos por debajo de la UE.
"Hay una fiscalidad injusta y los beneficios del capital tributan muy poco. Las 3.000 mayores empresas del país tributaron en 2011 y 2012 a un tipo medio del 3%, por tanto, no hay voluntad de luchar contra el fraude fiscal", reiteró el coordinador de IU.
En su opinión, por todos estos motivos se moviliza la gente y por ello se produjeron las 'marchas de la dignidad que pedían "pan, techo y trabajo". "Hoy le pido que acabe con la desigualdad social porque es una cuestión de voluntad política y apruebe un plan de choque contra el paro de larga duración, una renta mínima y garantice el derecho a la vivienda", subrayó.