Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Restoy aboga por una reforma "ambiciosa" del modelo de supervisión y reforzar el sistema de reclamaciones

El subgobernador del Banco de España defiende la implantación del modelo 'twin peaks', que predomina en Europa
El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, ha abogado por reflexionar "al menos" sobre una reforma "ambiciosa" del modelo institucional de supervisión una vez que se ha culminado la reestructuración del sector financiero, al tiempo que ha planteado reforzar los actuales sistemas de reclamaciones para fortalecer la protección del inversor.
El subgobernador del Banco de España ha defendido que en la actualidad se dan "circunstancias favorables" para reanudar una reflexión sobre esta reforma ya planteada en 2008 y predominante en Europa, con un modelo conocido como 'twin peaks'.
"Creo que tendría sentido volver a considerar un proyecto de reforma del esquema supervisor que tome como referencia, como estaba previsto en 2008, el modelo 'twin peaks' que predomina en Europa", ha explicado durante su intervención en la presentación de la guía del sistema financiero español.
Restoy ha repasado así el actual modelo de supervisión en España basado en el Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y Dirección General del Seguro y Fondos de Pensiones, dependiente este último del Ministerio de Economía. Sin embargo, en Europa se ha extendido el modelo de pilares gemelos ('twin peaks') por el que la supervisión se articula en torno a dos agencias.
La primera de ellas, constituida en el ámbito del banco central, es la encargada de la vigilancia prudencial de todas las entidades capaces de generar riesgo sistémico, mientras la segunda agencia adquiere la misión de vigilar las conductas de todo tipo de intermediarios y perseguir la protección de los inversores o consumidores de cualquier producto o servicio financiero.
El subgobernador ha advertido de que el modelo de supervisión sectorial constituye una "rareza" en el ámbito europeo y ha hecho hincapié en que tanto la Dirección General de Seguros como la supervisión del sector de auditorías depende del Gobierno de turno, en contra de las "mejores prácticas" internacionales.