Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P confirma la nota de Ferrovial tras la compra de la australiana Broadspectrum

Ratifica su 'investment grade'
Standard & Poor's (S&P) ha ratificado el rating 'BBB' de 'investment grade' que tiene otorgado a Ferrovial, después de que este grupo se asegurara la toma de control de la compañía australiana de servicios Broadspectrum.
La firma mantiene además estable la perspectiva de la compañía que preside Rafael del Pino, descartando así eventuales revisiones de su rating, al considera que el grupo cuenta aún con fortaleza financiera incluso para acometer nuevas operaciones.
De hecho, la agencia incluso apunta a la posibilidad de mejorar su nota a Ferrovial en caso de que el grupo mejore su perfil de riesgo de negocio.
Por el momento, S&P considera que la incorporación de Broadspectrum "mejorará" la diversificación geográfica del negocio de servicios de Ferrovial, actualmente concentrado fundamentalmente en Reino Unido y España.
Por contra, estima que no supondrá una mejora de la rentabilidad que ya presenta el grupo, dados los "estrechos" márgenes que Broadspectrum logra en el "competitivo y fragmentado" mercado de servicios australianos.
En su informe, la agencia de calificación destaca la solidez financiera de Ferrovial, así como de sus cuentas, pese a verse afectadas por el 'efecto divisa'.
S&P considera que el balance del grupo de construcción, concesiones y servicios seguirá fuerte incluso tras las operaciones que, según apunta, la compañía podría realizar en los próximos años en el marco de su estrategia de crecimiento.
Ferrovial se ha asegurado el control de la australiana Broadspectrum con la OPA que lanzó sobre la compañía de servicios el pasado mes de diciembre por valor de 515 millones de euros.
En la actualidad, el grupo español ya cuenta con más del 90% del capital de la firma austral y ha entrado en su consejo de administración. Su objetivo es lograr el 100% y excluirla de cotización en la Bolsa australiana.