Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P puede rebajar "más de un escalón" la 'triple A' de Reino Unido tras el Brexit

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha asegurado este viernes que podría rebajar el 'rating' de la deuda soberana británica en más de un escalón tras el voto del pueblo británico favorable a la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) en el referéndum de este jueves.
De esta forma, Reino Unido perdería su calificación de 'triple A', el nivel de calificación máximo, si la agencia de calificación considera que la fortaleza institucional de Reino Unido y su habilidad para establecer políticas que favorezcan el crecimiento se ven afectadas negativamente por el 'Brexit'.
S&P es la única de las principales agencias de calificación crediticia que mantiene el 'rating' máximo sobre la calidad de la deuda soberana de Reino Unido, ya que Moody's y Fitch rebajaron su calificación hasta 'Aa1' y 'AA+', respectivamente, en 2013.
"Un voto favorable a la salida puede afectar al crecimiento económico, a la financiación externa y al balance del sector público británico, por lo que, dependiendo de las circunstancias y consecuencias de un voto de salida, podríamos rebajar la nota en más de un escalón", ha indicado S&P en un comunicado.
En este sentido, el responsable global de riesgo de la calificadora, Moritz Kraemer consideró, en declaraciones a 'Financial Times' que una calificación de 'AAA' bajo estas circunstancias es "insostenible".
Así, ha previsto que los riesgos políticos, financieros y económicos asociados a la decisión de abandonar la UE conducirán a una rebaja del 'rating' de Reino Unido.
Desde la perspectiva de S&P, el Brexit deteriora las inversiones en la economía británica, provoca descensos en la demanda de reservas en libras y sitúa al sector financiero británico en "desventaja" respecto a otros centros financieros globales.