Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Santander afirma que la reestructuración bancaria le ha supuesto un coste de 4.000 millones

El vicepresidente segundo de la entidad asegura que la unión bancaria es "un paso de gigante hacia la consolidación del euro"
El vicepresidente segundo del Banco Santander, Matías Rodríguez Inciarte, ha asegurado este viernes que la reestructuración bancaria ha supuesto un coste para la entidad de 4.000 millones de euros.
Durante su intervención en el seminario organizado por la Fundación Alternativas, Rodríquez Inciarte ha afirmado que el Santander "no ha recibido ni un euro de ayuda pública" de España ni de ningún otro país donde opera, y que su contribución al fondo de garantía de depósitos y su inversión en la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB) le ha costado 4.000 millones de euros, que ha aportado al resto del sistema financiero español.
En su discurso, el vicepresidente segundo del Santander ha expresado además que su entidad valora muy positivamente la unión bancaria y ha defendido que su consecución supondría "un paso de gigante hacia la consolidación del euro".
"Hemos tenido estos años la tormenta perfecta, y si el euro ha resistido esta tormenta, su credibilidad saldrá reforzada", ha añadido en su intervención en el seminario organizado por la Fundación Alternativas.
De esta forma, Rodríguez Inciarte ha defendido la unión bancaria por diversos motivos. En su opinión es necesaria para acabar con la desconfianza que existe en el sistema bancario, así como para romper el "círculo vicioso" entre deuda soberana y deuda bancaria, para acabar con la asimetría de los costes de financiación de las empresas y para desarrollar el mercado único de servicios financieros y un entorno competitivo en igualdad de condiciones.
Así, ha defendido que la unión bancaria es "clave" para España, porque "no puede resistir las presiones del pasado reciente ni puede permitir que sus empresas se estén financiando a costes muy superiores a los de sus competidores en la UE".
Por otro lado, ha señalado que dicha unión bancaria cuenta con cuatro etapas: el desarrollo de una regulación única, de un sistema único de supervisión, de otro sistema de resolución y de un sistema común de garantía de depósitos.
Finalmente, el vicepresidente segundo del Santander ha indicado que el proceso de unión bancaria tiene retos por delante y ha mostrado su confianza en que el BCE efectúe correctamente su labor de supervisión de 130 entidades.