Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Schäuble se marca como objetivo que Alemania tenga un endeudamiento cero

El ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble, se ha marcado como objetivo que Alemania tenga un endeudamiento cero para 2015, en base a los presupuestos "equilibrados" de este año y las previsiones de crecimiento económico del país.
En una entrevista concedida al periódico alemán 'Rheinische Post' que se publica este sábado, Schäuble asegura que el Gobierno germano "está planeando pedir préstamos para 2015 desde cero".
"La economía va bien. Nosotros y la Comisión Europea esperamos para 2014 un crecimiento del 1,7% (del Producto Interior Bruto) y ahí estamos siendo cautos", apunta Schäuble, que añade que los indicadores macroeconómicos sugieren que el ritmo de crecimiento de Alemania será más alto que esa cifra, en lugar de más bajo.
Otro de los argumentos que ha esgrimido el ministro de Finanzas y 'hombre fuerte' del Gobierno alemán es que "la historia ha estado de su lado" en lo relativo al endeudamiento anual del país.
"En los últimos años, siempre hemos tenido a final de curso un nivel de préstamos más bajo que el previsto", recalca Schäuble, que se muestra convencido de que el objetivo de deuda de 2013 se situará por debajo del objetivo de los 25.100 millones de euros.
REDUCCIÓN DEL DÉFICIT
La reducción del déficit presupuestario es otro de sus objetivos, según dice, "pese a las ayudas a las inundaciones" que concedieron a las poblaciones del sur y el este del país afectadas por las riadas de junio. El Gobierno de Angela Merkel y los 'länder' alemanes acordaron un fondo para la reconstrucción de estas zonas dotado con 8.000 millones de euros.
"En 2014 queremos reducir más el déficit. En términos estructurales, los presupuestos ya serán equilibrados en 2014", enfatiza Schäuble al 'Rheinische Post'.
Con la excepción adicional que representa el acuerdo de coalición rubricado con el Partido Social Demócrata por el cual establecen como gastos prioritarios 23 millones de euros en toda la legislatura, los ministerios deberán ceñirse a sus presupuestos.
"Un exceso del gasto podría acarrear la pérdida de los ingresos o incluso de la financiación", advierte.
La Comisión Europea dio un toque de atención a Alemania en noviembre debido a su elevado superávit exterior y le urgió a que estableciera un salario mínimo, una de las condiciones previas del SPD para firmar el acuerdo de gobierno, a que incentivara el consumo privado y aumentara el gasto en infraestructuras.
Un mensaje muy similar ha trasladado el secretario del Tesoro estadounidense, el demócrata Jack Lew, en su gira por Europa esta pasada semana. "Más demanda doméstica e inversión sería algo positivo" para Alemania, dijo Lew, que destacó la importancia de un "buen equilibrio" entre las políticas de crecimiento y de consolidación fiscal.