Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Seguridad Social dispondrá 171,22 millones más al año gracias al nuevo sistema de liquidación de cuotas

Las empresas podrán ahorrarse 63,47 millones por la reducción de trámites burocráticos
La Seguridad Social dispondrá de 171,22 millones de euros más al año gracias al nuevo sistema de liquidación directa de cuotas, que tendrá un coste de mantenimiento anual de unos 5,78 millones de euros pero que también conllevará un ahorro para las empresas de más de 63,4 millones en cada ejercicio por la eliminación de trámites burocráticos y la reducción de los errores en las cotizaciones.
Así se recoge en la memoria de impacto económico que acompaña al proyecto de ley de Medidas en materia de liquidación e ingreso de cuotas de la Seguridad Social, que ya ha sido remitida al Congreso y a la que ha tenido acceso Europa Press.
En el documento se cuantifica la mejora de los ingresos de la Seguridad Social en función de dos efectos fundamentales del nuevo sistema de liquidación: la detección de cotizaciones por desempleo inferiores a lo que deberían y la no aplicación de bonificaciones y otras deducciones de manera indebida por parte de las empresas.
En el primer caso, la estimación "conservadora" es que la Seguridad Social podrá ingresar 143,68 millones de euros más al año, partiendo de que en 2011 las empresas abonaron un 1,7% menos (287,36 millones de euros) en esta materia de lo que deberían haber pagado, pero que al menos la mitad de esa cantidad también se cobró en exceso en otros casos.
BONIFICACIONES Y DEDUCCIONES
Con respecto a las deducciones, el Ejecutivo parte de los 401 millones de euros de deuda reclamada por este concepto entre 2007 y 2012, lo que arroja una media anual de 76,4 millones de euros. Dado que el 27% de esta cantidad "no llega a cobrarse", el potencial de mejora de la recaudación asciende a 20,63 millones de euros.
No obstante, en el 3,06% de los casos las empresas se practican deducciones incorrectas que ahora desaparecerán, aunque también se da el caso contrario de compañías que no se aplican beneficios a los que tienen derecho, y que con la liquidación directa por parte de la Seguridad Social supondrán un nuevo coste, por lo que el incremento recaudatorio se reduciría al menos a la mitad.
En cuanto a las bonificaciones, entre septiembre de 2012 y agosto de 2013 supusieron un gasto de 1.026,02 millones de euros, adicionales a los 492,18 millones de euros de reducciones en las cotizaciones. De modo que la liquidación directa podría suponer 6,91 millones de euros de mayores ingresos para la Seguridad Social, aplicando la "hipótesis conservadoras" de que se evitarán al menos el 0,455% de las deducciones y bonificaciones indebidas.
Así, el importe total de mejora en la recaudación por la correcta aplicación de bonificaciones y deducciones se cifra en 27,54 millones de euros que, sumados a los 143,68 millones de euros adicionales derivados de las prestaciones por desempleo, dan un total de 171,22 millones añadidos cada año a las arcas de la Seguridad Social.
OTROS BENEFICIOS
No obstante, el Ejecutivo señala que esta nueva normativa también tendrá efectos positivos en materia de prevención del fraude, deducciones incorrectas por compensaciones de incapacidad temporal, cotizaciones inferiores a lo debido por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, falta de cotización por trabajadores en alta, falta de cotización adicional en los contratos de menos de siete días, cotizaciones a tiempo parcial por jornadas inferiores a las reales y conceptos excluidos irregularmente de las bases de cotización.
Gracias a todo ello se generará un "significativo aumento de la recaudación por cotizaciones sociales", si bien el Ministerio de Empleo reconoce que su cuantificación es "difícil a priori".
Por contra, el desarrollo del nuevo sistema ha tenido un coste de 11,30 millones de euros acumulado, por la necesidad de emplear a un gran número de funcionarios y a 160 especialistas informáticos, mientras que su mantenimiento costará aproximadamente 5,78 millones de euros adicionales y en él se empleará a un centenar de trabajadores.
En cualquier caso, el Gobierno recuerda que este impacto presupuestario "ha sido y será asumido con los créditos disponibles, sin que se precise para ello de modificaciones presupuestarias o de nuevas fuentes de financiación y sin que se produzca un incremento en las dotaciones, retribuciones y otros gastos de personal".
AHORROS PARA LAS EMPRESAS
Por otra parte, el Ejecutivo defiende en la memoria que la aplicación de este nuevo sistema de liquidación de cuotas "contribuirá a reducir las obligaciones de las empresas" y los trámites burocráticos a los que deben hacer frente, lo que tendrá "beneficiosos efectos sobre su productividad" y también reducirá los plazos de las liquidaciones.
Esto conllevará un ahorro de más de 63,47 millones de euros para los empresarios españoles, ya que en lugar de tener que hacer frente a unas cargas administrativas de 135,47 millones de euros como actualmente --por los costes de presentación electrónica de las autoliquidaciones y la aportación de datos, más las solicitudes de devolución de cuotas indebidamente ingresadas--, sólo tendrán que pagar unos 72 millones de euros.
Unas cifras que se extraen del millón y medio de cuentas de cotización que, "como promedio y de forma progresiva", se beneficiarán de este nuevo sistema, y de la eliminación de las 350.000 solicitudes de devoluciones de cuotas indebidamente ingresadas que se practican anualmente.
Y es que el nuevo método reducirá las obligaciones de las empresas de solicitar mensualmente la práctica de la liquidación y a aportar una vez al año la información necesaria para su cálculo. Además, eliminará la "duplicidad actualmente existente" en la remisión de datos y se evitará que las empresas "tengan que aportar información con trascendencia para el cálculo de la cotización de la que ya disponen otros organismos y administraciones" públicas.
Para ello, se aprovechará el Sistema de Remisión Electrónica de Datos de la Seguridad Social (Sistema RED) como medio de transmisión telemática "ya consolidado", al que los empresarios deberán recurrir una sola vez en cada ejercicio económico para aportar la información de los trabajadores en alta, al margen de que deban comunicar cualquier nueva información o datos que hayan variado.
MEJORA LA INFORMACIÓN
Según el Ministerio de Empleo, el nuevo sistema también mejorará la información de la que cada mes disponen los diferentes actores implicados: las empresas, que todos los meses contarán con un cálculo individualizado de las cuotas sociales para cada trabajador; los trabajadores, que podrán conocer con la máxima precisión la cobertura de sus prestaciones y que en el futuro podrían tener acceso al detalle de su cotización y comprobar si se ha realizado realmente el ingreso de la misma; y la Tesorería General de la Seguridad Social, que conocerá anticipadamente la recaudación mensual y podrá tomar las decisiones financieras más ventajosas.
En principio, el nuevo sistema comenzará a introducirse durante el último trimestre de este año a los trabajadores del Régimen General de la Seguridad Social y, posteriormente, se irá ampliando gradualmente hasta su completa implantación.
Para ello, la Tesorería General de la Seguridad Social notificará a las empresas que pueden acogerse al nuevo método, al que podrán acceder a partir del tercer mes natural. Entonces, la empresa deberán solicitar la Tesorería el cálculo de la liquidación de cuotas de sus trabajadores entre el primer y el penúltimo día del plazo reglamentario de ingreso, y abonará la factura mediante cargo en cuenta o pago electrónico.