Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El comité de Sniace espera que el fallo del Supremo no llegue antes de la salida a Bolsa y la ampliación

El comité de empresa de Sniace espera que el fallo del Tribunal Supremo sobre la legalidad del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a toda su plantilla llegue en "dos meses" y confía en que no sea antes de que se culmine la salida a Bolsa de las acciones de la empresa, que espera que se produzca este mes, y de la ampliación de capital de 15,5 millones de euros aprobada para hacer posible la reapertura.
Este martes expira el plazo para que el Tribunal Supremo fije una fecha para fallar sobre los recursos presentados ante la sentencia de la Audiencia Nacional que declaraba legal el ERE de Sniace por el que se despedía a sus 533 trabajadores, si bien el comité aún no tiene noticia de la misma y cree que podría tardar en conocerla "siete o diez días".
En declaraciones a Europa Press, el secretario del comité de empresa de Sniace, Antonio Pérez Portilla (UGT), ha explicado que la fecha de dos meses para producirse el fallo del Supremo sería "óptima" porque, a su juicio, daría tiempo a que se produjera la salida a Bolsa, que se lleva tramitando desde el pasado octubre y cree que está "próxima", y la ampliación de capital que haría viable el acuerdo laboral de la compañía acordado entre la Dirección y el comité y la reapertura de la fábrica.
El pasado 7 de marzo el comité de empresa se reunió con la ministra de Empleo y Seguridad Social en funciones, Fátima Báñez, quien mostró su compromiso por encontrar una "solución viable a la compañía cántabra".
Así, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social mostró su disposición a facilitar el pago de la deuda contraída por la empresa con la Seguridad Social en los pasados años, mediante mecanismos flexibles, adaptados a las posibilidades futuras de la empresa.
También Bañez recordó la disposición del Ministerio para contribuir económicamente al sostenimiento de un eventual plan social de prejubilaciones, para el supuesto de que los trabajadores sean readmitidos y haya un acuerdo entre la empresa y los trabajadores.