Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Standard & Poor's rebaja la calificación de 18 bancos de Estados Unidos

Según Standard & Poor's, el sector bancario atraviesa una transformación estructural que podría incluir cambios radicales con repercusiones permanentes. EFE/Archivotelecinco.es
Standard & Poor's (S&P) rebajó hoy las calificaciones que otorga a 18 entidades bancarias de Estados Unidos y revisó también las perspectivas y la valoración del crédito de un total de 22 bancos, ante su temor de que continúe la inestabilidad del sector y se haga más estricta la regulación.
"Creemos que el sector bancario atraviesa una transformación estructural que podría incluir cambios radicales con repercusiones permanentes", aseguró hoy el analista de S&P Rodrigo Quintanilla mediante un comunicado.
Quintanilla explicó que "las entidades financieras están eliminando el riesgo de sus balances de cuentas y modificando sus perfiles de financiación y estrategias para ajustarse a la nueva realidad del mercado", al tiempo que apuntó que "esta transición justifica calificaciones más bajas".
Los bancos más perjudicados por la revisión son Carolina First Bank, Citizens Republic Bancorp, Huntington Bancshares, Synovus Financial y Whitney Holding, cuyas calificaciones no llegan al nivel de inversión.
Otros bancos revisados son Associated Banc, Astoria Financial, BB&T, Capital One Financial, Comerica, Fifth Third Banccorp, First National Bank of Omaha, KeyCorp, M&T Bank, PNC Financial Services, Regions Financial, Susquehanna Bancshares, U.S. Bancorp, Valley National Bancorp, Webster Financial, Wells Fargo y Wilmington Trust.
"Estos cambios reflejan nuestra creencia de que las condiciones operativas del sector serán menos favorables que en el pasado, con más volatilidad en los mercados financieros y una supervisión más estricta", explicó S&P.
Añadió que los cambios también son un reflejo de que una "amplia reconsideración de los riesgos de la entidades financieras estadounidenses" por parte de la calificadora y advirtió de que la amortización de créditos, que ya ha lastrado durante meses los resultados de los bancos, seguirá siendo necesaria y que, incluso, podría ser mayor de lo previsto.
Sin embargo reconoció que los esfuerzos por aumentar capital que están haciendo las entidades bancarias en los últimos meses pueden ayudar a sufragar esas pérdidas.
Según S&P, las pruebas realizadas por las autoridades estadounidenses sobre la salud financiera del sector apuntan a "más penalidades en el futuro".
"No vemos a los bancos regionales siendo muy importantes para el sistema y las pérdidas potenciales podrían incluso superar las actuales expectativas", agregó la agencia, que de media ha descendido las calificaciones de los bancos estadounidenses dos escalones desde mediados de 2007, al pasar de 'A' a 'BBB+'.
El experto alertó que "el elevado número de entidades con perspectivas negativas sugiere que las calificaciones aún podrían bajar más si (esta fase del) ciclo crediticio se prolonga o acentúa".