Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJC anula la concesión del agua del área metropolitana de Barcelona a Agbar

y la empresa recurrirá y seguirá prestando el servicio
El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha anulado la concesión a la empresa público-privada liderada por Agbar de la gestión del agua en el área metropolitana de Barcelona (AMB), al considerar que la Administración no justificó suficientemente su decisión de no convocar concurso público para adjudicar el contrato.
El fallo no es firme, dado que cabe recurso ante el Tribunal Supremo. La empresa adjudicataria ya ha avanzado que recurrirá y que seguirá prestando el servicio hasta que se pronuncie el Supremo.
La compañía concesionaria está controlada en un 70% por Aigües de Barcelona (Agbar), por la AMB, que tiene otro 15% y Criteria, con el 15% restante.
En su fallo, el TSJC argumenta que no se expresaron "razones técnicas bastantes ni hay derechos de exclusiva impeditivos de la concurrencia competitiva, ni existe valoración fiable del coste económico que, por su efecto disuasorio, justifique la renuncia a la concurrencia".
Así, anula la resolución de la AMB porque "no se han respetado los principios que rigen la contratación pública" al adjudicar directamente el contrato por medio de un procedimiento sin publicidad.
No obstante, el presidente de la Mesa ha emitido un voto particular contrario a la sentencia porque considera que el fallo debería haber sido desestimatorio de la demanda, presentada por Aguas de Valencia.
Argumenta que la titularidad privada (con inversiones realizadas por Agbar durante casi un siglo) de toda la red de abastecimiento a los municipios afectados, cifrada en unos 500 kilómetros de conducciones, "impedía promover una concurrencia real y efectiva".
Entiende que la sentencia apunta en la dirección de expropiar los derechos de Agbar para abrir un concurso público, y defiende que el objeto del litigio se limita a establecer si era o no posible promover la concurrencia en función de las circunstancias que existían cuando se adoptó la resolución impugnada "y no mediante una hipotética y aleatoria modificación de las mismas".
Actualmente, Agbar gestiona el ciclo integral del agua en el área Metropolitana de Barcelona. La firma realiza desde su captación hasta la potabilización, transporte y distribución, además del saneamiento y la depuración de aguas residuales para su retorno al medio natural o su reutilización, dando así servicio a más de tres millones de personas.