Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Temasek reduce su participación del 5% en Repsol tras cobrar el dividendo en efectivo

El fondo de Singapur Temasek Holding ha reducido su participación en Repsol por debajo del 5% tras cobrar el dividendo flexible de la compañía en efectivo, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Este movimiento accionarial es el primero que comunica el fondo singapurí desde que en marzo de 2014 declarase su entrada en la petrolera española mediante la compra a la propia Repsol de un 5,04% de autocartera, en un movimiento que le permitió alcanzar el 6,3% del capital.
Pese a la reducción accionarial, Temasek se mantiene como tercer principal accionista de la compañía presidida por Antonio Brufau, por detrás de La Caixa y de Sacyr, que tienen un 12,9% y un 9,5%, respectivamente, y por delante de Blackrock, que cuenta con un 3,03%.
El fondo, que no informa de la forma en que cobró el dividendo de Repsol en anteriores ediciones al no verse obligado a hacerlo por no haber traspasado ningún umbral de notificación, indica que sigue contando con 71,4 millones de acciones de la petrolera.
La notificación a la CNMV, señala, se realiza como consecuencia del aumento de capital efectuado por Repsol, que ha provocado una disminución en el porcentaje de derechos de voto en poder de Chembra Investment, una sociedad propiedad de Tembusu Capital, controlada a su vez por Temasek.
A precio de mercado, el valor de la participación de la firma singapurí asciende a 596 millones de euros. Las acciones de Repsol cerraron la sesión de este jueves a un precio de 8,36 euros, tras progresar un 4,2% y registrar una de las mayores subidas del Ibex.
La venta de la autocartera de Repsol a Temasek permitió a la compañía española completar la desinversión de los títulos propios adquiridos en diciembre de 2011 a bancos acreedores de Sacyr-Vallehermoso. Anteriormente, la petrolera ya había vendido otro 5% de su autocartera, situada en la actualidad en el 1,2%.