Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro intentará captar mañana hasta 3.500 millones, con los tipos rozando cifras negativas

Economía cambió el viernes el procedimiento de adjudicación de las letras para proteger al pequeño inversor
El Tesoro Público intentará captar mañana entre 2.500 y 3.500 millones en letras de 3 y 9 meses, en un momento en el que los tipos del papel a 3 meses evolucionan a la baja y podrían incluso situarse en cifras negativas, tal y como ocurrió la semana pasada en el mercado secundario.
Fuentes del Ministerio de Economía y Competitividad aseguraron a Europa Press que los tipos se seguirán conteniendo la próxima semana y rondarán el 0%, como en la subasta de 6 meses, celebrada el día 19.
La última vez que estos títulos se emitieron en el mercado, el 22 de julio, el organismo consiguió colocar 640 millones con una rentabilidad media del 0,127% y un tipo marginal del 0,138%.
Si se produce una bajada fuerte, se podrían ver tipos negativos, igual que ocurrió el pasado jueves en el mercado secundario, cuando la rentabilidad del papel a 3 meses llegó a caer hasta el 0,060%.
Esta situación, que nunca se había dado antes en el mercado español, llevó a la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, a dictar el viernes una resolución en la que revisaba el procedimiento de adjudicación de las letras para proteger al pequeño inversor.
El procedimiento habitual establece que el precio de adjudicación a pagar por las letras del Tesoro será el precio equivalente al tipo de interés solicitado o el precio equivalente al tipo de interés medio ponderado, según el resultado de la subasta. Se precisa además que las peticiones no competitivas tendrán como precio de adjudicación, en todos los casos, el precio equivalente al tipo de interés medio ponderado.
No obstante, en la resolución el Tesoro matiza que las peticiones no competitivas se darán por no presentadas en caso de que el precio equivalente al tipo de interés medio ponderado resultase superior al 100% del valor nominal. De esta forma, las peticiones que se hagan a través de esta modalidad se declararán automáticamente como no presentadas si el tipo medio de la subasta es negativo.
Las peticiones no competitivas son aquellas en las que el comprador declara la cantidad que quiere adquirir, pero no la rentabilidad mínima que espera. Estas adquisiciones se adjudican al tipo medio ponderado. De no haberse cambiado la normativa, el sistema habría llevado a que los pequeños inversores perdieran dinero si la rentabilidad cayera por debajo de cero.
El Tesoro entiende que la introducción de este párrafo en dicha resolución es aconsejable ante el resultado de las últimas subastas de letras, con rentabilidades próximas a cero y ante la posibilidad de que las mismas pudieran ser negativas en las subastas de este papel pendientes de celebrar, especialmente en las de plazos más cortos.
La disposición, publicada el viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se aplicará a todas las subastas de letras que se celebren en lo que queda de 2014 y enero de 2015.
ESPAÑA, "UN ACTIVO DE MODA"
El analista de XTB Javier Urones aseguró a Europa Press que es muy positivo obtener niveles de financiación de esta índole que reflejan la fortaleza de España y muestran que la renta soberana española se ha convertido en un "activo de moda".
A su juicio, los tipos se estabilizarán en estos niveles hasta el que Banco Central Europeo (BCE) empiece a subir los tipos de interés cuando se afiance la recuperación económica en Europa.
EL GOBIERNO DEBERÍA EMITIR A 3 Y 5 AÑOS
En este contexto, Urones cree que el Gobierno debe analizar si es un buen momento para aumentar las emisiones y sacar provecho al actual nivel de mínimos que marcan todos los plazos. En concreto, cree que sería oportuno vender títulos a 3 y 5 años, que pueden generar buenas rentabilidades en el futuro.
Sin embargo, el Gobierno ya ha dicho que su estrategia pasa por reducir ahora la cantidad de emisiones y dilatarlas en el tiempo, puesto que el Tesoro ha cubierto ya casi el 80% de sus necesidades de financiación para este año.