Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro prepara una emisión de obligaciones sindicadas a 30 años

El Tesoro Público está preparando una nueva emisión de obligaciones sindicadas a 30 años, con vencimiento el 31 de octubre de 2046, aprovechando el momento propicio que ofrecen los mercados, han confirmado a Europa Press fuentes del Ministerio de Economía.
La peculiaridad de las emisiones sindicadas es que el Tesoro encarga a un grupo de entidades la colocación de la emisión, sin pasar por el trámite de la subasta habitual. Así, la deuda se adjudica en una suerte de puja que se lleva el inversor que menor interés está dispuesto a cobrar. De esta forma, se persigue, entre otras cosas, diversificar la base inversora.
En este caso, las entidades que han recibido el mandato son Barclays, GSI, HSBC, JP Morgan, Santander y Societé Generale. Lo que aún no se conoce es el precio de la emisión ni la fecha, aunque está previsto que se realice en un futuro próximo si las condiciones del mercado son las adecuadas. Todos los inversores principales del mercado de deuda serán invitados a acudir a esta subasta.
El Tesoro ya ha tratado de aprovechar un momento en el que está logrando colocar deuda a corto plazo con tipos de interés negativos. Así, el pasado mes de enero inauguró el programa de emisiones de 2016 con la colocación de 9.000 millones de euros en bonos sindicados a 10 años.
La demanda de esta nueva referencia rozó los 30.000 millones y la rentabilidad se situó en el 1,986%, equivalente a 105 puntos básicos por encima del tipo mid-swap (tipo de referencia del mercado interbancario de permutas de tipos de interés).
Por otro lado, el Tesoro tratará de colocar este martes entre 4.500 y 5.500 millones de euros en letras a seis y doce meses, y hacerlo con los tipos de interés negativos ofrecidos en las últimas subastas de deuda a corto plazo.
La anterior subasta de letras a seis y doce meses, del pasado 16 de febrero, se saldó con la colocación de 5.720 millones de euros, en la parte alta del rango de los objetivos. Sin embargo, el Tesoro dejó de ofrecer intereses negativos a los inversores por el papel a 12 meses, después de tres meses consecutivos cobrando por emitir esta referencia.
Desde el comienzo del año, el Tesoro ha captado 31.400 millones de euros a medio y largo plazo, un 25,1% de la previsión para 2016 (125.300 millones). El coste medio de la deuda del Estado se situó en el 0,75% a cierre de febrero, frente al 0,84% de diciembre de 2015. La vida media de la deuda en circulación a esa fecha era de 6,48 años, superior a los 6,45 años al cierre de 2015.