Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torres (BBVA) confía en que no haya terceras elecciones porque "no sería bueno" para la economía

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, ha confiando en que no haya terceras elecciones generales en España tras el 26-J, al considerar que "no sería bueno" para la economía, que ha logrado resistir gracias a la demanda interna pese a la ausencia de Gobierno desde el pasado mes de diciembre.
"Espero que no haya terceras elecciones. No sería bueno", ha afirmado el consejero delegado de BBVA en el marco del MoneyConf que se celebra en Madrid. Torres ha explicado que el resultado del 20-D derivó en un Parlamento "divido" y ha alertado de que la situación previsiblemente se reeditará el próximo domingo, con cuatro grandes formaciones a la cabeza: PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos.
El 'número dos' del BBVA ha puesto en valor que la economía española ha resistido durante seis meses sin Gobierno y ha logrado apuntalar la recuperación gracias al impulso en la demanda doméstica, que se ha sumado al crecimiento de las exportaciones y al aumento de las inversiones.
UN BUEN MOMENTO EN ESPAÑA.
"España está en un buen momento", ha asegurado, tras recordar los beneficios de la política ultraexpansiva del BCE y la liquidez existente en el mercado. "La pregunta es cuánto hubiera crecido España con un Gobierno", ha sugerido, para después apostillar: "Con un buen Gobierno".
De hecho, el consejero delegado de BBVA ha estimado que el PIB español podría crecer un punto porcentual más en el periodo 2016/2017 si la incertidumbre económica no hubiese aumentado en los últimos seis meses.
BBVA prevé que la economía española se anoté un crecimiento del 2,7% tanto este como el próximo año. Torres ha valorado este impulso del PIB como fruto de las reformas estructurales aplicadas por el Gobierno.