Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tragsa aclara que las nuevas ofertas de empleo son de carácter temporal, al margen de los últimos despidos

El presidente del grupo subraya que se inicia una nueva etapa y que no habrá ninguna nueva extinción de empleo al amparo del ERE
El grupo Tragsa ha aclarado que las nuevas ofertas de empleo que aparecen en Infojobs son de carácter temporal para culminar tareas de la Administración y afrontar futuros trabajos, al tiempo que ha precisado que dichas ofertas no tienen nada que ver con los últimos despidos.
En declaraciones a Europa Press, fuentes de la empresa pública han insistido en que se trata de puestos de trabajo temporales para atender trabajos pendientes y las nuevas encomiendas de la Administración.
Según publica el portal de empleo Infojobs, la empresa pública integrada en la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) necesita cubrir cerca de 50 puestos de trabajo en Asturias, Cáceres y Badajoz.
En el anuncio, publicado ayer, el mismo día en que anunciaba la paralización del Expediente de regulación de Empleo (ERE), la compañía solicita licenciados en Veterinaria para participar en un programa de Sanidad Animal especialmente enfocado al diagnóstico de la tuberculosis.
La duración estimada del proyecto será de siete meses, con una jornada de 40 horas semanales de lunes a sábado y con un salario bruto anual de entre 23.500 y 25.500 euros, en función de la experiencia.
Tragsa y su filial Tragsatec dieron ayer por finalizada la aplicación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afectaba inicialmente a 1.336 trabajadores, al haberse registrado una mejora en la actividad a finales de 2015.
Em concreto, el ERE ha afectado a 555 personas, el 5% de la plantilla total, integrada por 10.800 trabajadores, lo cual representa una reducción del 58% sobre los 1.336 despidos autorizados por la sentencia del Tribunal Supremo.
Dicha sentencia acordó, por unanimidad de los 14 magistrados del pleno del Tribunal Supremo, que el expediente era ajustado a Derecho, al entender que concurrían las causas económicas, organizativas y productivas que la Ley establece y que se negoció de buena fe por la empresa.
Según ha explicado la compañía, la "drástica" caída de producción e ingresos del Grupo Tragsa en más de un 60% a partir de 2009, cuya consecuencia fue un resultado de explotación negativo acumulado de más de 70 millones de euros en los ejercicios 2013 y 2014, hizo necesaria en febrero 2013 la puesta en marcha de un Plan de Transformación Global que permitiese superar "la difícil situación económica y garantizar la sostenibilidad y el futuro del Grupo".
El presidente de Tragsa, Miguel Giménez de Córdoba, en una carta dirigida a sus empleados a la que tuvo acceso Europa Press, ha agradecido a todos los trabajadores su esfuerzo y compromiso en todo este periodo "tan complejo y difícil" para las empresas del grupo.
"Empezamos una nueva etapa, con un mensaje inequívoco de esperanza, que nos permita construir entre todos el futuro de un grupo de empresas públicas sostenibles y eficientes, para seguir siendo el mejor medio de nuestras administraciones y de la sociedad a la que prestamos nuestros servicios", ha subrayado Giménez de Córdoba.
Tras afirmar que la decisión de aplicar el ERE por la situación económica, organizativa y productiva para adaptarse a las circunstancias de su actividad ha sido la decisión "más difícil y dura" para la organización a lo largo de su historia, Giménez de Córdoba ha asegurado que no se producirá ninguna nueva extinción de contrato de trabajo al amparo del último procedimiento de despido colectivo.