Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT denuncia la "indolencia, desidia e inacción" del Gobierno frente al ERE en Orange y Jazztel

La federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo de UGT (SMC-UGT) ha denunciado este jueves la "indolencia, desidia e inacción" mostrada hasta el momento por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y del Gobierno ante el expediente de regulación de empleo (ERE) planteado por Orange en Jazztel y Orange, que afecta a priori a 550 trabajadores.
En un comunicado, a la espera de que el próximo martes, 9 de febrero, se ponga en marcha la mesa de negociación del ERE, el sindicato ha asegurado que este proceso "es la consecuencia de una regulación claramente fallida, únicamente basada en una perniciosa guerra de precios".
"El Gobierno, responsable final de las políticas sectoriales, se muestra indolente ante la sucesión de despidos que se vienen produciendo en el sector, un hecho éste que ni siquiera ha merecido una valoración por parte del Ejecutivo o del ministerio competente", añade la organización.
SMC-UGT ha recalcado que el Gobierno debería reaccionar en tanto que el empleo que está en juego en el ERE es de alta tecnología, "con alto valor añadido, muy cualificado, imprescindible para consolidar un cambio en el modelo productivo de España".
El sindicato también ha cargado contra Orange, a la que acusa de "preferir destruir antes que construir", y de "falta de compromiso con la sociedad española".
UN ERE INJUSTO Y ANTISOCIAL.
Sobre el ERE, el comunicado señala que los despidos planteados son una "fórmula injusta" y "anstisocial". Insiste en que los 550 trabajadores pendientes de despido suponen la práctica totalidad de la plantilla de Jazztel y que la posibilidad de contratar después a otros 300 empleados en plataformas de atención al cliente que ni siquiera están incluidas en el proyecto de fusión, "creará empleo mucho más precario, temporal y estacional".
"En el fondo, la propuesta de Orange es despedir a una plantilla del tamaño de la de Jazztel a cambio de crear empleo de peor calidad, precario y peor pagado", sentencia el sindicato.