Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT achaca la inflación a los precios públicos y replica al BCE que no se pueden bajar "aún más" los salarios

UGT ha vinculado este martes la evolución de los datos del IPC de julio con los precios públicos, gestionados por las administraciones, y con los beneficios empresariales, que según denuncia el sindicato no han padecido una moderación, al tiempo que ha advertido al BCE, al contrario de lo que señaló en su informe, que no existe margen para reducir "aún más" los salarios en España.
En este sentido, recuerda al BCE que la moderación salarial no ha sido muy limitada en España como demuestra el mantenimiento de la pérdida del poder de compra del SMI en 2012, la relajación de la política de protección por desempleo hasta extremos de "incumplir con los mandatos constitucionales", además de que se hayan reducido las indemnizaciones por extinción del contrato laboral y se haya ampliado de manera "exorbitante" el poder de dirección empresarial para imponer las condiciones de trabajo al empleado.
En cuanto al argumento de la competitividad frente al exterior como justificación a la reducción de los salarios, UGT sostiene que "tampoco parece sostenerse" dado que los precios en España están por debajo de la media de la Zona Euro.
Así, la organización que dirige Cándido Méndez ha aseverado que la situación "no tiene visos de mejora en el futuro inmediato", dado que "la subida del IVA dará lugar a un encarecimiento de los productos que contraerán más el consumo". "No parece ser este el camino para lograr la reducción del déficit público", zanja.
Por ello, UGT considera "imprescindible" cambiar la orientación de los objetivos de la política económica hacia un crecimiento equilibrado y sostenible, que apueste por un empleo "estable, de calidad y con derechos".
A tal fin, la Unión apuesta por restablecer el equilibrio presupuestario a largo plazo, mediante un sistema fiscal justo, una política industrial dinámica y un compromiso de impulso a la actividad empresarial competitiva.