Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT amenaza con movilizaciones y paros si el próximo Gobierno no negocia en materia laboral

UGT ha amenazado este jueves con introducir "elementos de confrontación", como movilizaciones y paros en determinados sectores, e incluso "llegar hasta las últimas consecuencias", si persiste la situación "límite" actual del mercado laboral español y el próximo Gobierno no se sienta a negociar para alcanzar acuerdos.
Así lo ha señalado el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, en rueda de prensa de presentación del informe 'La precariedad se extiende. Se crea empleo, pero de baja calidad', que analiza el mercado laboral español, marcado "por la temporalidad, la precariedad y los bajos salarios".
Pino ha subrayado la necesidad de que en los próximos meses se encuentre una "vía de equilibrio y acuerdo" para salir de la situación "límite" y "de emergencia" del mercado laboral, por lo que ha llamado al próximo Ejecutivo a negociar y dar respuestas "inmediatas", ya que de lo contrario los sindicatos introducirán "elementos de confrontación sea el Gobierno que sea".
"Con toda seguridad tendremos que introducir elementos de presión con el objetivo de llegar a acuerdos, de volver a recuperar los equilibrios porque se han roto los equilibrios de una forma violenta, brutal por parte del gobierno del PP", partido al que Pino ha acusado de "cargarse" la negociación colectiva y aprobar una reforma laboral que ha creado "un determinado perfil de empresario esclavista".
De esta forma, ha insistido en que el sindicato quiere negociar y dialogar, pero si no se alcanzan acuerdos, llegará "hasta las últimas consecuencias", con la convocatoria de movilizaciones y paros en los sectores más afectados por la precariedad y los bajos salarios, si bien ha matizado que por ahora no valora el programar una huelga general, ya que ha reconocido que la organización no se encuentra "en las mejores condiciones".
"No tenemos la correlación de fuerzas suficientes como para confrontar con las políticas que se han desarrollado ni con las que previsiblemente se pueden desarrollar, pero no evita que traslademos al conjunto de los trabajadores que no podemos tolerar esto", ha explicado.
A pesar de ello, Pino ha advertido de que las organizaciones sindicales no van a admitir ni "consentir" que España se convierta en un mercado "parecido a Marruecos", por lo que ha reiterado la necesidad de buscar soluciones y propuestas entre el Gobierno, la patronal y los agentes sociales, puesto que en caso de no producirse, los sindicatos harán "lo que se está haciendo en algunos países europeos".
Entre los puntos claves para esa negociación, Pino ha citado las peticiones de CC.OO. y UGT recogidas en un documento enviado a los partidos ante las elecciones de este domingo, entre las que piden una reforma para que "paguen más los ricos", la derogación de las reformas laborales, la aprobación de la ILP de una renta de ingresos mínimos, un plan de choque por el empleo, medidas para los desempleados de más de 55 años y un plan estratégico por la industria, así como un aumento de los salarios y del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 800 euros.
"NO HAY COLABORACIÓN DE LA PATRONAL".
Preguntado por la situación actual del diálogo social, Pino ha señalado que desde UGT trasladaron a la patronal hace un mes y medio la necesidad de sentarse para dialogar sobre el tema salarial para 2017 e ir elaborando materias que se podrían trasladar en conjunto al próximo Gobierno, si bien no han obtenido respuesta por parte de CEOE que "esté por la labor de construir soluciones".
De hecho, ha afeado al presidente de la patronal, Juan Rosell, que instara a los empresarios a negociar los convenios antes de final de año ante las posibles peticiones sindicales de aumentos salariales. "No hay colaboración de la patronal", ha lamentado.
EL PARO SE PUEDE ELEVAR AL 30% EN ESPAÑA.
Por su parte, la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha reprochado a los partidos que durante la campaña electoral se haya dado "muy poco protagonismo" al mercado de trabajo, algo "tremendamente preocupante" porque la situación laboral "es tan mala y precaria que tendría que ser el centro de preocupación de cualquier partido que aspire al Gobierno".
Barrera ha alertado sobre las advertencias desde diversas instancias económicas mundiales de una posible nueva recaída de la economía mundial, lo que pondría "en peligro" al mercado laboral español, que no podría resistir otro "envite" y podría elevar el paro hasta los seis millones de parados, con una tasa de paro de entre el 26% y el 30%.
De igual forma, ha hecho hincapié en el "debilitamiento" del sistema de la Seguridad Social por la caída de las cotizaciones laborales y de prestaciones asistenciales, que le han puesto en "grave peligro" debido a que las condiciones del mercado laboral "impiden que se recuperen las cotizaciones" en la medida que sería necesario para llenar de nuevo la caja del Sistema.
LA DEVALUACIÓN SALARIAL ES MÁS ACUSADA EN LAS RENTAS MÁS BAJAS.
Asimismo, Barrera ha denunciado que el 30% de trabajadores con salarios más bajos han visto reducido su sueldo entre un 10% y un 23% en comparación con los más altos, que en el mejor de los casos su devaluación ha sido del 3%. "Crecen las rentas y salarios más altos, mientras que los más bajos no crecen o decrecen, una situación que se tendría que invertir", ha defendido Barrera, tras señalar que entre 2009 y 2015 las rentas salariales disminuyeron en 39.000 millones, frente al aumento de 5.000 millones de las rentas empresariales.
Según Barrera, el crecimiento que registra la economía española se debe a factores externos y la caída del desempleo se explica por el envejecimiento poblacional que trae consigo una disminución de la población activa.
En esta línea, ha denunciado que el empleo es "altamente precario", ya que la contratación temporal aumenta al 10% y la indefinida solo al 2%, a lo que se suma que la mayoría de los trabajadores son "obligados a tener un empleo temporal".
Respecto a la precariedad del mercado laboral, Pino ha apuntado a la hostelería como uno de los sectores más afectados, que tiene "una idea de esclavitud más clara" al haber registrado una devaluación salarial "brutal", con sueldos por debajo de los 400 euros y del SMI.
La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT ha avisado también de que el desempleo se está haciendo "crónico y estructural", y ha afirmado que todas las circunstancias de precariedad, desigualdad y bajos salarios son "directamente achacables a las políticas del PP y a las reformas laborales.