Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vodafone descarta adquirir operadores de cable regionales, pero abre la puerta a analizar en un futuro Yoigo

Colao reconoce que habrá solapamientos en la integración de Ono y Vodafone, aunque son complementarias
El consejero delegado del grupo Vodafone, Vittorio Colao, ha indicado que tras la compra de Ono su prioridad es la integración de esta compañía, por lo que en su "radar" no está la adquisición de ningún operador cablero regional, si bien no ha descartado volver a analizar la compra de Yoigo en un futuro siempre que se despejen "incertidumbres regulatorias".
Así, si bien con la compra de Ono Vodafone ha aumentado considerablemente su presencia en el mercado fijo y consolidado su posición como segundo jugador de telecomunicaciones en España, la red fija de esta compañía está menos presente en el Norte de España, donde operadores de cable regional como R en Galicia, Euskaltel en País Vasco o Telecable en Asturias tienen un peso importante.
"Una opción sería aumentar nuestra presencia en estas regiones a través de compras o invertir y desplegar nosotros mismos. Esto depende de la gestión local", ha asegurado el directivo.
En alusión, el consejero delegado de Vodafone en España, Antonio Coimbra, ha asegurado que la prioridad del grupo está en integrar y consolidar Ono y que comprar a los operadores regionales no está en su "radar" en estos momentos.
En cuanto a volver a replantearse una compra de Yoigo, Colao ha asegurado que analizar dicha cuestión dependería de la decisión que adopte la Comisión Europea en Irlanda y en Alemania, en referencia a la compra de E-Plus por parte de Telefónica y a la venta de la filial irlandesa de esta última al grupo chino Hutchison.
Para el directivo, si Europa pone medidas "paliativas" a la consolidación en el sector en otras regiones, se desincentiva, por ejemplo, una posible compra de la filial española del grupo nórdico TeliaSonera.
Vodafone, al igual que Orange, mostraron su interés en el pasado por Yoigo, si bien la venta de esta compañía se truncó al no recibir su matriz, el grupo nórdico TeliaSonera, un precio que reflejara "su potencial de futuro".
MIRAR A TELEFÓNICA "DESDE DELANTE"
Para Colao, la compra de Ono es una "apuesta" por su filial española, por la gestión que se hace de la misma y por el país. "Ono es clase A, por eso nos decantamos por ella", ha manifestado el directivo, quien ha añadido que con esta operación Vodafone se pone por delante de Telefónica en fibra. "Los colegas de Vodafone estarán orgullosos, ya que miramos por una vez a Telefónica desde delante", ha bromeado el directivo.
Tras la compra de Ono, Vodafone alcanzará un total de 10 millones de hogares con cobertura, al sumar a los más de 7 millones que ya tiene Ono los 3 millones que alcanzará el grupo a septiembre de 2015 gracias a su acuerdo de despliegue conjunto con Orange. Por su parte, Telefónica, que contaba a cierre de 2013 con más de cinco millones de clientes, ha advertido que su intención es duplicar esta cifra.
"HABRÁ SOLAPAMIENTOS MÁS EN SOPORTE QUE EN NEGOCIO"
En cuanto al empleo en Ono, Colao ha reconocido que, tras la integración de las dos compañías, puede producirse el solapamiento de algunos puestos de trabajo, aunque ha apostillado que es pronto para dar cifras.
En cualquier caso, el directivo ha explicado que, dado la complementariedad de ambas compañías, muchos puestos no se duplicarán, ya que se trata de personal dedicado a distintos negocios y ha añadido que, en los casos en los que sí existe este solapamiento, se buscarán soluciones como la recolocación de los trabajadores afectados.
Ono tiene actualmente unos 2.500 empleados, mientras que Vodafone, que el pasado año aprobó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), cuenta con una plantilla de 3.700 trabajadores en España.
Por su parte, Coimbra ha asegurado que en cualquier caso los solapamientos se darán más en áreas de soporte que de negocio y que, por tanto, los ajustes se producirán en áreas de apoyo y no tanto en ejecutivas.