Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero busca consensuar con la UE medidas efectivas para reactivar el crédito

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, participará mañana en la reunión informal que los Veintisiete celebrarán en Bruselas con el objetivo de analizar el impacto de las medidas adoptadas contra la crisis y consensuar las iniciativas más efectivas para reactivar la fluidez del crédito.
Mientras vascos y gallegos acuden a las urnas para elegir a los miembros de sus parlamentos autonómicos, Zapatero almorzará con el resto de jefes de Estado y de Gobierno de la UE para poner en común las conclusiones de la reunión celebrada el pasado domingo en Berlín, preparatoria de la cumbre del G-20.
Según han informado a EFE fuentes del Ejecutivo, Zapatero insistirá en la necesidad de debatir las medidas impulsadas por cada país para apostar por las más eficaces en la reactivación de la economía y corregir las que no están siendo útiles o que, incluso, resultan perniciosas.
El objetivo principal, para el Gobierno español, debe ser fomentar la concesión de créditos y respaldar a los sectores económicos que se están viendo más afectados por la crisis.
La preocupación de Zapatero ante las iniciativas con tintes proteccionistas anunciadas por varios países es compartida por la presidencia checa de la UE y por la Comisión Europea.
Es previsible por ello que reitere el mensaje que lanzó en Berlín, donde advirtió de que el proteccionismo es un "espejismo económico".
Alertó en concreto de las ayudas que han recibido entidades bancarias de muchos países europeos: "No puede ser que unas entidades, por tener unas ayudas públicas muy potentes, aparezcan beneficiadas en la competencia frente a otras que no han tenido ayudas públicas porque estaban en una situación de solvencia"
Zapatero también es contrario al proteccionismo industrial y comercial, pero respalda las ayudas públicas a sectores con dificultades siempre que respeten los tratados de la UE y no distorsionen la competencia.
Ese es el caso, según el Ministerio de Industria, del Plan Integral del Automóvil, aprobado por el Gobierno y que está siendo analizado por la Comisión Europea (CE) para comprobar si las medidas son compatibles con la legislación comunitaria.
El ministro de Industria, Miguel Sebastián, que aseguró al presentar el plan que el Gobierno no apoyará financieramente a las empresas "que destruyan empleo de forma permanente en el sector del automóvil fuera del diálogo social", está convencido de que todas sus medidas, que suman 4.070 millones de euros, respetan las normas de la competencia.
Francia, que ha condicionado las ayudas a sus fabricantes a que no haya cierre de plantas ni despidos, también está viendo cómo sus planes son sometidos a la supervisión de la Comisión, igual que Italia, que vincula las subvenciones a la firma de un protocolo con el Gobierno.
Según los últimos datos de Eurostat, España fue de nuevo en enero el país con más paro de la UE, con un 14,8% de la población activa sin trabajo y casi duplica el desempleo del conjunto de los Veintisiete, que se sitúa en el 7,6%.
Zapatero explicará las medidas del "Plan E" dirigidas al evitar la destrucción de puestos de trabajo y reclamará la coordinación de todos los países comunitarios, fundamental a la hora de intervenir en sectores globalizados como el del automóvil.
La reunión de mañana es el preámbulo del Consejo Europeo de primavera que acogerá de nuevo Bruselas el 19 y el 20 de marzo y de la cumbre del G-20, que se celebrará en Londres el 2 de abril.