Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consejero delegado de Credit Suisse pide que le recorten el bonus tras las pérdidas del banco en 2015

El consejero delegado de Credit Suisse, Tidjane Thiam, ha solicitado al consejo del banco que le rebajen el bonus anual entre un 25% y un 50% después de que la entidad suiza registrara el pasado ejercicio sus primeras pérdidas en ocho años, según informa el diario 'Financial Times'.
"Pidió al consejo que se le recorte el bonus que le correspondería en 2016 como un acto de solidaridad dado el difícil año que tuvo el banco y el hecho de que los bonus han sido rebajados en todas partes del grupo", indicó un portavoz de Credit Suisse.
Thiam, que asumió el cargo el pasado mes de julio para liderar la reestructuración del banco, se había comprometido a reducir la partida destinada en 2015 a la remuneración variable de los empleados de Credit Suisse.
La semana pasada, Credit Suisse informó de que recortaría los bonus un 36% en su división de mercados, que registró pérdidas de casi 3.500 millones de francos suizos (3.160 millones de euros) en el cuarto trimestre.
La entidad suiza sufrió al cierre de 2015 sus primeras pérdidas anuales desde 2008 al registrar un resultado negativo de 2.944 millones de francos suizos (2.634 millones de euros), frente al beneficio de 1.875 millones de francos suizos (1.677 millones de euros) de 2014.
Las cuentas de Credit Suisse reflejaron un impacto negativo extraordinario de 3.797 millones de francos suizos (3.394 millones de euros) por ajustes en el valor de activos relacionados principalmente con la adquisición en el año 2000 de la firma Donaldson, Lufkin & Jenrette.
Asimismo, la entidad asumió costes de reestructuración de 355 millones de francos (317 millones de euros) en relación con la implementación de su nueva estrategia, además de un impacto negativo de 821 millones de francos (734 millones de euros) en costes por litigios.