Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consultivo de privatizaciones valora la transparencia en la venta de la filial de remolcadores de Navantia

El contrato, por 2 millones de euros, se firmó en marzo y está sujeto a la autorización del Consejo de Ministros
El consejo consultivo de privatizaciones (CCP), que asesora al Gobierno central en materia de privatizaciones de empresas públicas, ha valorado que la SEPI (sociedad estatal de participaciones industriales) realizó "un esfuerzo" para abrir a la concurrencia el proceso de venta de Remolcadores del Noroeste (Renosa, filial de Navantia). "Se han cumplido los principios de transparencia y publicidad", determina.
En el dictamen sobre la privatización de Renosa, sociedad del grupo Navantia cuya actividad casi exclusiva es el desarrollo del servicio de remolque del Puerto de Ferrol, este organismo consultivo determina, con todo, que el proceso "contaba con una limitación preexistente", debido a "las restricciones establecidas en el acuerdo de colaboración entre miembros de la UTE que tiene la concesión de la Autoridad Portuaria".
En concreto, dicho acuerdo, firmado entre los miembros de la UTE, reconoce a los socios "un derecho de veto ante la entrada de nuevos accionistas". "Por lo que, en la práctica, toda posible venta de capital a un tercero requiere del consentimiento previo de los restantes socios de la UTE", precisa el CCP. Además de por Renosa, la UTE está integrada por Remolcadores Marracoi, Sertosa Norte y Remolcadores Ferrolanos.
Según explica el consejo consultivo de privatizaciones, la venta de Renosa se retrotrae al acuerdo del Consejo de Ministros de marzo de 2012 por el que se aprueba el plan de reestructuración y racionalización del sector público, que preveía la extinción de la sociedad. "Posteriormente, se analizaron distintas posibilidades respecto de Renosa, incluyendo su extinción o su venta, optándose finalmente por esta última opción", apunta.
FASES DEL PROCESO
Así las cosas, y tras seguir los correspondientes pasos Navantia y la SEPI, ya en octubre de 2012, los socios de Renosa en la UTE comunicaron por carta su intención de comprar la empresa.
Después de varias fases que incluyeron anuncios en prensa, elaboración de bases, valoración de la sociedad y celebración de un 'data room', entre otras, la única oferta vinculante de adquisición fue presentada por el consorcio formado por Remarsa, Sertosa Norte y Refesa y el consejo de administración de la SEPI aprobó la venta en febrero de 2014 por un precio de 2 millones de euros.
El pasado 12 de marzo, las partes firmaron el contrato de compraventa privado de las acciones de Renosa, que quedó sujeto, con carácter suspensivo, a la autorización del Consejo de Ministros, previo dictamen del CCP y, en su caso, de las autoridades en materia de competencia.