Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo de los hogares españoles vuelve a crecer en el cuarto trimestre

El gasto de las familias no crecía desde hacía dos años -desde el cuarto trimestre de 2007- según los datos del INE, que muestran una mejora generalizada en todos los componentes del PIB, con menores caídas y con otros crecimientos como el de la inversión en bienes de equipo, que mejoró el 3,1%
En cualquier caso, el retroceso interanual de la economía fue del 3,1%, nueve décimas por debajo del registrado en el tercer trimestre, gracias a una contribución menos negativa de la demanda nacional, que pasó a ser de 5,3 puntos, frente a los 2,2 puntos de aportación positiva del sector exterior.
Estadística también confirmó que el retroceso del conjunto del año fue del 3,6%, el mayor en cuatro décadas.
La caída interanual del empleo fue del 6,1%, lo que equivale a la reducción de 1,125 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en un año. En el conjunto del año pasado, el empleo decreció el 6,7%, lo que supuso la reducción neta de 1,271 millones de empleos a tiempo completo.
Según la evolución interanual de los distintos componentes del PIB, la demanda interna disminuyó en el cuarto trimestre 1,3 puntos menos que en el anterior, hasta el 5,3%, mientras que el sector exterior tuvo una menor aportación positiva, de 2,2 puntos.
Pese a crecer trimestralmente, el consumo de los hogares aún retrocedía en términos interanuales el 3,5%, en un periodo en el que la remuneración salarial también moderó su caída, al 2,7%.
Compra de coches
Sí hubo crecimiento interanual en un componente del gasto privado, el de los bienes duraderos, lo que fue posible sobre todo gracias a la mejora en la compra de automóviles, en un trimestre en el que las matriculaciones aumentaron casi el 30%.
Los otros tipos de gasto, como alimentos, bienes no duraderos y servicios, siguieron decreciendo, aunque menos.
Mientras, el gasto público se desaceleró significativamente, al pasar de una caída del 4,1% en el tercer trimestre al 0,8% en el cuarto, debido al menor avance de la remuneración salarial en las administraciones y de sus consumos intermedios.
Además, según los datos del INE, el gasto de las administraciones se redujo en términos trimestrales el 1,7% con respecto al tercer trimestre.
La inversión en términos interanuales también siguió bajando, aunque igualmente aminoró su retroceso -del 16% al 12,9%-, gracias sobre todo a la mejora de la inversión en bienes de equipo, la más productiva.
Según los datos facilitados por el INE, la inversión en equipo lleva dos trimestres consecutivos creciendo -el 1,8% en el tercero y el 3,1% en el cuarto- y en términos interanuales disminuyó el 15,3%, mucho menos de lo que lo hizo en el tercer trimestre -el 23,8%-.
La inversión en construcción igualmente registró caídas, pero también en este caso fueron más moderadas -del 10,2%, ocho décimas menos que el retroceso registrado un trimestre antes-.
Los peores resultados los siguió registrando la inversión en vivienda, que retrocedió el 24,5% -frente al 25,2% del tercer trimestre- mientras que otras construcciones aceleraron su crecimiento, del 1,4% al 2,4%, gracias a la buena evolución de las obras en infraestructuras, sobre todo las relacionadas con los ayuntamientos y la alta velocidad ferroviaria.