Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de la mitad de los contratos fijos de apoyo a emprendedores no supera el año de duración

El 50,9% de los contratos indefinidos de apoyo a emprendedores, creado en la reforma laboral de 2012, no llega a superar el año de duración, cifra que se eleva al 56,9% cuando las empresas no se acogen a bonificaciones. En contraste, en la contratación indefinida ordinaria, el 62% de los contratos sí superan el año de duración.
El sindicato ha pedido en varias ocasiones la retirada de este contrato porque contribuye a la "precariedad" del mercado laboral al permitir el establecimiento de un periodo de prueba de un año sin indemnización por despido a su finalización.
UGT entiende que este periodo de prueba permite utilizar esta modalidad como sustituto de un contrato temporal sin coste, siempre que la empresa no se acoja a incentivos fiscales ni bonificaciones.
"Los diferentes comportamientos entre este contrato y los indefinidos ordinarios desenmascaran la naturaleza temporal de una modalidad que quiere hacerse pasar por indefinida", ha denunciado UGT en un comunicado.
Más del 15% de los contratos indefinidos actuales son de apoyo a emprendedores, un porcentaje que en 2013 era de 6,2%, por lo que su peso en la contratación se ha más que duplicado, un dato "preocupa" mucho al sindicato.
"En el último año su uso ha aumentado más del 38%, siendo el causante de los incrementos mostrados por la contratación indefinida. Esta figura estrella de la reforma laboral de 2012 es un fraude, por más que se empeñen en decir que es un contrato indefinido", ha subrayado.
El sindicato ha resaltado que la utilización de este contrato ha aumentado en un año un 38,2% y que más del 96% de estos contratos no se ha acogido a incentivos fiscales, un síntoma de que puede estar utilizándose "de manera fraudulenta".