Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crudo de Texas sube a 53,20 dólares el barril y gana un 3,2% en la semana

El barril de crudo de Texas cerró hoy en positivo, por tercera sesión consecutiva y terminó a 53,20 dólares, 3,2 por ciento más caro que hace una semana, entre algunos signos que sugieren un descenso más moderado de la economía de EE.UU.
Al concluir la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en junio añadieron 2,08 dólares o 4,06 por ciento al valor del día anterior.
Los contratos de gasolina y de gasóleo de calefacción para entrega en junio añadieron 5 centavos al precio que tenían el jueves y cerraron la semana a 1,51 dólares y 1,38 dólares el galón (3,78 litros), respectivamente.
Los contratos de gas natural para entrega en ese mes elevaron su precio en 17 centavos y finalizaron a 3,54 dólares por mil pies cúbicos.
Los precios del crudo y de los combustibles terminaron la semana en alza, a pesar de constatar el mercado que las reservas almacenadas en EE.UU. han ido en aumento en las últimas semanas a causa de un menor nivel de demanda.
Sin embargo, algunos signos que sugieren una moderación en el ritmo de contracción de la actividad económica y una mejoría en la confianza de los consumidores alientan expectativas de que podría aumentar la demanda de combustibles en próximos meses, según los expertos.
Datos oficiales preliminares difundidos esta semana indicaron una contracción de 6,1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en los tres primeros meses del año, después del retroceso de 6,3 por ciento que se registró en el último trimestre de 2008.
La Reserva Federal de EE.UU, manifestó el miércoles pasado, el mismo día en que se difundieron los datos del PIB, que el panorama económico ha mejorado de forma modesta desde marzo y que el ritmo de contracción "parece ser algo más lento".
Esa perspectiva animó al mercado bursátil ese día y también al del crudo, que se ha mantenido al alza en las tres últimas sesiones de la semana.
El hecho de que las reservas de gasolina bajaran en EE.UU., la pasada semana, al contrario de lo que se esperaba, también contribuyó al alza de los precios de ese combustible y del crudo.
Las reservas de gasolina mermaron en 4,7 millones de barriles y el total, de 212,6 millones de barriles, es similar al nivel que había en igual periodo de 2008.
En cambio, las existencias de petróleo aumentaron en 4,1 millones de barriles, más del doble de lo que se preveía, y el total, de 374,7 millones, es 18 por ciento superior al de hace un año.
El informe semanal del Departamento de Energía (DOE) reveló además que la demanda de productos derivados del crudo en EE.UU. se mantiene por debajo de los niveles del pasado año y en las últimas cuatro semanas salieron al mercado unos 18,4 millones de barriles diarios, 6,8 por ciento menos que en igual periodo de 2008.