Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El déficit de Estados Unidos cae a su nivel más bajo de toda la presidencia de Obama

El déficit de Estados Unidos en el año fiscal 2014 descendió hasta los 483.000 millones de dólares (377.700 millones de euros), la cifra más baja desde el año 2008 y desde que Barack Obama asumiera la presidencia del país, según informó el Departamento del Tesoro estadounidense en un comunicado.
En concreto, el déficit del ejercicio fiscal 2014 se ha reducido en un año en 197.000 millones de dólares (154.100 millones de euros) y es inferior en 165.000 millones de dólares (129.000 millones de euros) al previsto por Obama en el presupuesto para el ejercicio 2015.
En comparación al Producto Interior Bruto, el déficit de Estados Unidos descendió hasta el 2,8% del PIB, lo representa su nivel más bajo desde 2007 y es inferior a la media de los últimos 40 años. Esto demuestra, según el Tesoro, los "significativos y continuados progresos en la reducción del déficit".
La reducción del déficit, la mayor desde la Segunda Guerra Mundial, ha sido posible gracias un aumento de los ingresos, que se han incremento un 8,9% respecto al ejercicio anterior, y a unos gastos estables, dado que han subido un 1,4%.
El secretario del Tesoro, Jack Lew, afirmó que el "enfoque equilibrado" de Obama para reducir el déficit ha hecho el sistema fiscal estadounidense "más justo", ha reducido el gasto y ha realizado "inversiones claves para ayudar a fomentar el crecimiento y la competitividad de Estados Unidos".
"Las políticas del presidente y el fortalecimiento de la economía de Estados Unidos se han traducido en una reducción del déficit presupuestario de dos tercios, la mayor reducción sostenida del déficit desde la Segunda Guerra Mundial", añadió Lew.
El Departamento del Tesoro remarca que el presidente ha establecido en el presupuesto para 2015 una hoja de ruta para hacer inversiones que aceleren el crecimiento económico, ofrezcan más oportunidades a los ciudadanos y garanticen la seguridad nacional, al mismo tiempo que siguen mejorando la perspectiva fiscal a largo plazo.
En este sentido, el Gobierno defiende que este presupuesto permitirá cumplir su compromiso de reducir el déficit al 2% del PIB a finales de la década y estabilizar la deuda en 2015, para iniciar después una senda descendente.