Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dirección y la mayoría del comité de empresa firman el acuerdo laboral de Sniace

La Dirección de Sniace y la mayoría del comité de empresa --todos menos los cuatro representantes de USO y uno de UGT-- han firmado este martes en el ORECLA de Santander el acuerdo laboral, si bien ambas partes insisten en que quedan "muchos retos por delante" y "un camino por recorrer".
En la reunión, que ha durado unas dos horas, ha firmado la empresa y todos los representantes del comité a favor de este acuerdo, a excepción de uno que no ha podido acudir y que lo suscribirá a posteriori.
La firma del acuerdo ha sido recibida entre aplausos por los trabajadores de la empresa que se encontraban concentrados en los aledaños del ORECLA --donde se estaba celebrando la reunión desde las 13.00 horas-- cuando el secretario del comité, Antonio Pérez Portilla, les ha anunciado sobre pasadas las 15.00 horas que se había suscrito.
También se han escuchado algunos gritos e insultos contra aquellos miembros del comité que no han firmado.
Uno de los que han sido increpados ha sido Pedro Luis García, miembro de UGUT que ha decidido no firmar porque no estaba de acuerdo con un documento que, a su juicio, tiene "demasiadas inseguridades laborales" para la plantilla y con unas condiciones "de esclavitud", según ha explicado a los periodistas.
Tras la firma del acuerdo, tanto el presidente de Sniace, Blas Mezquita --en un principio reacio a realizar declaraciones-- como el secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla, se han mostrado "satisfechos" por la firma.
A pesar de ello, Mezquita ha advertido que "aún queda mucho por hacer" y un "camino por recorrer".
Por su parte, Pérez Portilla ha asegurado que el acuerdo se trata de una "primera pieda" tras la que aún quedan "muchos retos" y pasos, varios de los cuales tiene que dar la empresa, como la presentación del plan de viabilidad o la convocatoria de la junta de acreedores y el llegar a un acuerdo con éstos.