Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía modera su caída trimestral y retrocede un 0,3%

La cíada de la economía española se modera levemente.telecinco.es
La contracción de la economía en el tercer trimestre de este año, del 0,3%, es ocho décimas inferior a la registrada en el segundo cuando cayó el 1,1%, mientras que el descenso anual, del 4%, es dos décimas inferior al registrado entre abril y junio.
Según el INE, entre julio y septiembre la economía moderó su contracción debido a una contribución menos negativa de la demanda nacional y a la taportación positiva del sector exterior. Algunos de los socios comerciales de España, como Alemania y Francia, han vuelto ya al crecimiento.
No obstante, la recesión sigue instalada en la economía española, que acumula cinco trimestres consecutivos de caídas, dato que deberá ser confirmado el próximo día 18 cuando se conozcan las cifras definitivas y detalladas de la evolución del PIB.
Estos datos se aproximan a los avanzados el pasado 29 de octubre por el Banco de España, que pronosticó una caída intertrimestral del 0,4% y un descenso del 4,1% en tasa anual. El organismo regulador atribuyó "parte" de esta moderación de la caída a las medidas de estímulo del Gobierno, y en concreto citó el Plan 2000E para la ayuda a la compra de coches y el Fondo Estatal de Inversión Local, aunque advirtió de que estas iniciativas son transitorias.
La economía española creció por última vez en términos trimestrales entre enero y marzo de 2008, y en el segundo trimestre de ese año se paró, para empezar a caer en los periodos sucesivos.
El Banco de España apuntó que en el tercer trimestre se prolongó la debilidad del consumo de los hogares, aunque la caída es "de forma inequívoca" menos intensa, del 4,9%, según sus cálculos.
El consumo privado adolece todavía, añadió, de factores "muy potentes" que lo reprimen, especialmente la destrucción de empleo y su repercusión en las rentas familiares y el "negativo efecto riqueza" que provoca la bajada de los precios de la vivienda, el principal activo de los hogares.