Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 47% de las empresas españolas están preparadas para trabajar en SEPA

El 47% de las empresas españolas están preparadas para trabajar en la Zona Única de pagos en euros (SEPA), según un estudio de Sage que pone de manifiesto que el área del negocio que más se verá afectada, para el 41% de los consultados, es la relacionada con el pago a proveedores.
Según este informe, el 84% de las empresas conoce cuál es el 'deadline' de entrada en vigor de SEPA, mientras que el 55% tiene un plan detallado de transición y el 29% lo tienen pero incompleto. Para las empresas consultadas en España, los mayores efectos derivados de un incumplimiento de los plazos de adaptación son procesos de pago más dilatados en el tiempo (26%), pérdidas para el negocio (26%) y procesos de pago menos seguros (22%).
El principal motivo que aducen las empresas que no están preparadas para la transición es, en un 43% de los casos, la falta de información clara sobre el proceso. Para el 40%, la normativa ayudará a simplificar los procesos de pago.
El estudio también adelanta que el 56% de las empresas consultadas disponen de personal especializado para asegurar una correcta migración y para el 38% supone un reto y una oportunidad para el negocio, sobre todo en temas relacionados con internacionalización (58%).
EUROPA
Según Sage, casi la mitad de las empresas europeas del Mid-Market han declarado que no conocen la fecha exacta de entrada en vigor de SEPA, la nueva domiciliación bancaria y sistema de transferencia de créditos de la Unión Europea. Sin embargo, el 74% de los negocios esperan estar preparados para el verano.
El 82% de las empresas encuestadas ha afirmado conocer el plazo de entrada en vigor de SEPA. Sin embargo, menos de dos tercios (63%) conocen la fecha concreta de entrada en vigor (1 de febrero de 2014).
El 24% de las empresas francesas y más de tres cuartas partes de las empresas polacas que decían conocer la fecha de entrada en vigor de SEPA en realidad desconocen la fecha límite, mientras que más de la mitad de las empresas británicas tampoco pudieron confirmar la fecha correcta.
Los resultados del estudio se han presentado después de que la Comisión Europea haya propuesto un periodo de seis meses para las empresas que trabajan en la integración de SEPA al constatarse que muchas empresas no cumplirán con la fecha límite, establecida para el 1 de febrero 2014.
El consejero delegado de Mid-Market de Sage, Christophe Letellier, ha afirmado que "es importante" que los negocios y las empresas estén preparadas cuanto antes, con independencia de los plazos o moratorias que puedan producirse y que no se demoren en la transición.
FALTA DE PREPARACIÓN EN LA LEGISLACIÓN
Los resultados de la encuesta también revelaron la falta de preparación en la legislación obligatoria, la cual incluye la domiciliación bancaria y la gestión de datos. Casi la mitad de las organizaciones encuestadas no disponen a día de hoy de un plan completo para el cumplimiento de SEPA. Por su parte, el 81% de las empresas han contratado a algún experto para llevar a cabo el traspaso.
El 29% de las empresas encuestadas opina que el incumplimiento de SEPA alargará los procesos de pago, mientras que el 41% piensa que la entrada en vigor de la Zona Única simplificará su capacidad para realizar pagos y ayudará en la relación y gestión con proveedores y acreedores.
Las empresas del Reino Unido son las que están más preocupadas por las implicaciones legales relativas al incumplimiento de los plazos, mientras que las alemanas están más preocupadas por las comunicaciones a sus clientes. Por su parte, la principal preocupación de las empresas españolas se centra en las pérdidas que pueda suponer para el negocio una adaptación incorrecta.
Otro aspecto preocupante es que dos de cada cinco empresas (40%) citan la falta de información respecto a las repercusiones que la adaptación a SEPA pueda suponer para sus negocios, a nivel legislativo, legal, etc.