Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez estudia embargar los bienes de los directivos de Martinsa

El embargo a los administradores de la empresa incluiría también al propio Fernando Martín. Esta medida es poco habitual en procesos de suspensión de pagos, pero en este caso se está estudiando la posibilidad debido a que se sospecha que las propiedades de Martinsa-Fadesa no serán suficientes para hacer frente a los pagos de los acreedores. Además, la constructora podría haber inflado los resultados del 2007 para ocultar las pérdidas.
El juez que instruye el caso tendrá primero que admitir a trámite la suspensión de pagos y después se llevará a cabo una nueva tasación de las propiedades de la empresa. Dependiendo de su resultado se procederá o no al embargo.
Cuando el juez admita a trámite la suspensión los compradores afectados tendrán un plazo de un mes para comunicar la cantidad desembolsada por sus viviendas, aún sin construir, y se convertirán en acreedores de Martinsa-Fadesa.
La empresa, por su parte, asegura a sus clientes que tratará de tomar soluciones para todas las promociones en construcción.
Seguirá con su actividad
Los asesores legales de la empresa afirman que una vez que se declare el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) será preciso invertir entre cuatro o cinco meses en cerrar un acuerdo con los acreedores.
La intención de la compañía es iniciar en cuanto sea posible la negociación del convenio con los bancos, que son los acreedores principales, afirman los asesores. La empresa asegura, además, que el concurso no supondrá la suspensión de su actividad, con lo que se ha comprometido a ejecutar las obras en marcha y entregar las viviendas comprometidas con sus clientes. BQM