Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un experto dice que "el excesivo crecimiento del crédito es el mejor indicador para predecir una burbuja"

El economista Jordi Galí ha señalado en un seminario de investigación en la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra que "el crédito es mucho más importante que el precio de los activos para predecir una burbuja" y ha destacado precisamente que el excesivo crecimiento del crédito "es el mejor indicador" para advertir una burbuja.
El experto, referencia mundial de la corriente Neokeynesiana, dictó un seminario de investigación con profesores y alumnos de posgrado de la Universidad de Navarra. Expuso y discutió su reciente trabajo sobre cómo deberían responder los bancos centrales, por medio de la política monetaria, ante la aparición de burbujas especulativas, según ha informado la propia Universidad en un comunicado.
Galí es director del Centro de Investigación de Economía Internacional (CREI), y Catedrático de la Universidad Pompeu Fabra. Es asimismo asesor del Banco Central Europeo, de la Reserva Federal y colabora con Oliver Blanchard, Economista Jefe del Fondo Monetario Internacional.
De acuerdo a las tesis de Galí, las crisis financieras presentan características comunes, "y la variable clave, la que siempre aparece, es la tasa de crecimiento del crédito". En su opinión, la situación pre-crisis se sustenta en un aumento muy fuerte de las tasas de endeudamiento o de empresas o de particulares a un ritmo mucho más elevado que el ritmo de crecimiento de la economía.
"El caso español fue paradigmático. La economía estaba creciendo a un ritmo del 5% o 6% en términos nominales, y el crédito a tasas alrededor del 25%, sistemáticamente, un año detrás de otro. Esto no es sostenible", sostiene. Cuando se frena el crecimiento del precio del activo se produce un colapso en cadena y aparecen los impagos de créditos y entonces los bancos restringen la concesión de créditos y lleva a la bancarrota de constructores y promotoras, explica el experto.
En su opinión, el aumento muy fuerte del precio de los activos "no tiene por qué generar una burbuja si no va acompañado de un crecimiento excesivo del crédito".
Jordi Galí expone que en activo -financiero o inmobiliario, por ejemplo- puede estar por encima de lo que es justificable en función de los rendimientos que genera y esto es lo que se llama una burbuja especulativa. "Actualmente hay un debate, motivado por la crisis, sobre si los bancos centrales deben mantenerse al margen de esto y limitarse a tratar de controlar la inflación y garantizar la actividad económica, los objetivos macroeconómicos tradicionales de la política monetaria", explica Galí.
Por el contrario, se plantea también si los bancos centrales "tendrían también que seguir con atención la evolución de algunos mercados, como la bolsa o el inmobiliario". "Aquí hay un debate, y mi línea de investigación sugiere que los efectos de la política monetaria, de los tipos de interés, sobre las burbujas, pueden ser muy distintos a lo que la mayoría de la gente supone. Un aumento del tipo de interés no necesariamente va a generar una disminución de la burbuja", remarca el experto.
Según apunta, "la razón es que desde un punto de vista teórico la rentabilidad de un activo viene dada por el aumento de su precio, y entonces, si aumentan los tipos de interés, los inversores van a exigir también un aumento de la rentabilidad en los activos". "Esto puede generar un aumento incluso más rápido de la burbuja, desestabiliza más", añde.
La investigación de Galí se complementa con estudios empíricos basados en índices bursátiles, que confirman la teoría. "Por lo menos es un aviso, no terminamos de comprenderlo. Antes de adoptar un cambio radical en las políticas monetarias vale la pena tratar de entenderlo. La relación entre los tipos de interés y las burbujas especulativas no es tan obvia como se pensaba, e incluso puede llevar a la dirección contraria", concluye.