Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 55.000 familias cobraron una indemnización del seguro de vida en 2013, según Unespa

Unas 55.000 familias cobraron una indemnización del seguro de vida a lo largo de 2013, con un pago medio por beneficiario que rondó los 31.800 euros, según refleja la última edición de la Memoria Social del Seguro elaborada por Unespa.
El importe total desembolsado en concepto de indemnizaciones por parte de las entidades aseguradoras de vida ascendió a 1.740 millones de euros. Para la elaboración de este estudio se han reunidos datos de 25 compañías que abarcan una cuota de mercado del 83%.
Santa Cruz de Tenerife es el territorio donde se produce un mayor número de siniestros por habitante, con un total de 115 fallecidos asegurados por 100.000 habitantes.
Unespa ha precisado que esto es un reflejo de la existencia de una importante comunidad de ciudadanos extranjeros (provenientes en su mayoría del Centro y Norte de Europa), que eligen Canarias como residencia al llegar la jubilación.
Las tres provincias vascas, Madrid, Barcelona y Navarra se encuentran, a su vez, también en los puestos de cabeza de la clasificación por regiones con mayor número de fallecidos asegurados por habitante.
En su caso, según Unespa, se debe a la mayor riqueza de esas regiones en comparación con la media nacional. Por lo general, las personas con mayor poder adquisitivo son más propensas a contratar pólizas.
En el extremo opuesto se sitúan las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, así como las provincias de Albacete y Salamanca, territorios en los que se da una menor cantidad de siniestros de seguros de vida en relación con su población.
Segovia destaca, por su parte, como el territorio donde la edad del fallecido asegurado es menor, con una media de 47 años, seguida de Valladolid y Huesca, con 48 años.
Por su parte, Asturias, Alicante y Gerona son las provincias donde los asegurados presentan una edad media de fallecimiento más tardía, con una media que rebasa los 60 años en los tres casos.
Según Unespa, los varones son más proclives a contratar seguros de vida riesgo que las mujeres, al tiempo que se mueren más jóvenes que las mujeres.
Cualquier persona puede averiguar si un allegado que haya perecido contaba con un seguro de vida o accidentes para caso de fallecimiento. Para ello, debe acudir con un certificado de defunción al Registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento y, una vez presentada la instancia pertinente, le informarán de si existe algún seguro y, de haberlo, con qué compañía se suscribió.
Con esta información podrá dirigirse a la entidad aseguradora, consultarle si él era beneficiario de la póliza y, en caso de serlo, dar comienzo a los trámites para percibir la indemnización correspondiente.
El Registro de seguros de cobertura de fallecimiento es de titularidad pública y depende del Ministerio de Justicia.