Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La filial de Abengoa en México incumplirá pago de títulos a corto plazo

Abengoa México, filial de la compañía española en México, incumplirá con el pago de los cupones de tres emisiones de certificados bursátiles a corto plazo, informó la compañía a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).
En concreto, la empresa señaló que estos incumplimientos corresponderán a los cupones de las emisiones 00915, 01115 y 01315 de certificados bursátiles a corto plazo, emitidos al amparo del programa que le fuera autorizado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
El pasado mes de abril, la filial de Abengoa en México recibió una notificación por parte de una firma en representación de sus acreedores para el inicio de juicio y el embargo de sus bienes.
En la nota al regulador mexicano, la filial informó a los inversores de que ha recibido "la notificación de un juicio ejecutivo mercantil que lleva aparejado un embargo precautorio sobre bienes propiedad de Abengoa México".
La firma que ha promovido la reclamación en contra de la filial mexicana fue Monex Casa de Bolsa, que actuaba en este caso en representación de los tenedores de unos certificados bursátiles al portador emitidos por la sociedad en México.
La matriz Abengoa recibió a principios del pasado mes de abril autorización de los juzgados de Sevilla para ampliar en siete meses, hasta el próximo 28 de octubre, el periodo de preconcurso de acreedores.
La autorización del juez se produjo después de que la compañía española cerrara un acuerdo con sus principales acreedores para la reestructuración de su deuda y de su capital social.
JUNTA EL 30 DE JUNIO.
La compañía ha convocado junta general ordinaria de accionistas para el próximo 30 de junio, sin que en el orden de la misma figure someter a sus accionistas el plan de reestructuración financiera que negocia con sus acreedores, aunque sí que les pedirá el visto bueno para poder agilizar los plazos para convocar la junta extraordinaria en la que votar el plan.
En concreto, Abengoa someterá a sus accionistas la aprobación del plazo de 15 días para convocar la junta general extraordinaria, frente a los 30 días estipulados, lo que le permitiría agilizar los trámites para su convocatoria para la aprobación del plan.
El acuerdo incluye una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros en cinco años a la que se conoce como 'dinero nuevo' y cuyos partícipes tendrán acceso al 55% del capital.
Sin embargo, esta inyección de 'dinero nuevo' podrían verse finalmente reducida debido a las menores necesidades del grupo debido a los ajustes realizados tras las desinversiones llevadas a cabo y la paralización de proyectos, informaron a Europa Press en fuentes de las negociaciones.
En cuanto a los actuales acreedores de la compañía, tendrán un 30% en la Nueva Abengoa, después de sufrir una quita del 70%. En este grupo figura el grupo de los bancos implicados en las negociaciones, inicialmente conocido como G-7, además de los bonistas.