Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La franquicia se consolida en España en 2015 tras superar la crisis económica

El sector destruyó 56.504 puestos de trabajo durante la crisis
El sistema de franquicia consolida su presencia en España en 2015, después de haber superado la crisis económica, y con una previsión de crecimiento para 2016, según se desprende del informe 'La franquicia: visión 2008-2015, realizado por Tormo Franquicias Consulting.
En concreto, el estudio destaca dos fases muy diferencias en este periodo. Primero, una etapa de sostenibilidad entre 2008 y 2011, donde tras una caída inicial el sector, no presenta crecimiento, pero tampoco un retroceso, gracias a las nuevas incorporaciones que se producen, hasta llegar al 2012, cuando el sector acusa la crisis y sufre el mayor descenso.
El 2013 da paso a una etapa de estabilización de la situación y las perspectivas empiezan a ser positivas para volver a la senda del crecimiento en 2014 y 2015 con la creación de más de 4.000 nuevas unidades franquiciadas en cada uno de estos dos últimos ejercicios, junto con un significativo incremento en la inversión y facturación anuales.
Respecto a las unidades de este periodo, el informe destaca que de las 70.000 que operaban en 2008, con el inicio de la crisis, se cayó a las 51.911 en 2012, el peor año para la franquicia, que empezó a ver la luz de la recuperación en 2013 cuando regresó al crecimiento, tendencia que se ha mantenido hasta 2015.
El futuro del sector se orienta hacia un crecimiento continuo en el ámbito de los sectores tradicionales como el 'retail', la restauración, la alimentación y los servicios especializados, con un crecimiento que también se reflejará en los modelos de negocio de nicho claramente desarrollados.
Respecto a la facturación, el sector la duplicó en siete años (2003-2010), hasta los 21.000 millones de euros, pero registró un fuerte descenso en 2012 (17.710 millones de euros), para volver en 2013 a elevar sus ventas (17.842 millones de euros) y cerrar 2015 con una facturación
de 18.667, aún lejana de los 20.869 millones de euros registrados en 2008.
El informe destaca un importante incremento en el 'retail', que acumula 11.137 millones de euros como resultado del asentamiento de muchas de las marcas presentes en el mercado y también de la aparición de nuevos operadores, seguido por la restauración con 3.805 millones de euros y por el de servicios con 3.725 millones de euros, que no consigue recuperar las cifras de antaño, pero logra mantenerse.
EL EMPLEO, PENALIZADO
El empleo en el sector de la franquicia ha sido el gran penalizado, ya que cayó un 14% en este periodo, pasando de los 398.470 empleos en 2008 a los 341.966 con los que se cerró 2015, lo que supone la destrucción de 56.504 puestos de trabajo.
El estudio ha indicado que el crecimiento en este apartado está siendo "más lenta de lo esperado" aunque la tendencia de su evolución, aún siendo positiva, es inferior a la esperada, tal y como muestra el último ejercicio analizado, donde su crecimiento fue del 1,8%.
De cara a 2016, el informe es optimista ya que estima que seguirán creándose sectores de rápido crecimiento en consonancia con las nuevas tendencias y demanda del consumidor y destaca la importancia de la salida de las franquicias a mercados internacionales.