Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La incertidumbre política y el lento progreso de la inflación, principales riesgos para EEUU según el FMI

Valora como riesgo "omnipresente" para el sistema financiero los delitos cibernéticos
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha indicado este jueves que la incertidumbre política, derivada principalmente de las reformas fiscales sugeridas en el presupuesto del actual presidente, Donald Trump, y el lento progreso de la inflación hacia el objetivo del 2% de la Reserva Federal (Fed), son los principales riesgos que pueden afectar al crecimiento de Estados Unidos.
En sus conclusiones del informe Artículo IV, los técnicos del FMI han mantenido las previsiones de crecimiento de junio de la economía norteamericana en el 2,1% en 2017 y 2018, y estiman que el país crecerá a un ritmo del 1,9% en 2019.
"Las incertidumbres políticas implican actualmente riesgos más importantes de lo habitual, con dos caras para el crecimiento a corto plazo", han señalado los autores del informe. "Por un lado, una vía de consolidación fiscal a medio plazo, como la consolidación basada en el gasto propuesta en el presupuesto, resolvería los desequilibrios presupuestarios a medio plazo, pero daría lugar a una tasa de crecimiento inferior a la referencia", han explicado.
Así, el FMI, que acoge con beneplácito los objetivos de la Administración de aumentar la productividad y la competitividad, reclama una mayor claridad respecto a los planes políticos.
PAQUETE ADICIONAL DE REFORMAS
De esta forma, según el organismo internacional, las reformas deberían incluir la construcción de un sistema fiscal más eficiente; un sistema regulador más eficaz; un mayor aumento del gasto en infraestructuras; mejoras en materia de educación; un fortalecimiento de la cobertura en salud pero conteniendo los costes; o el mantenimiento de un régimen de comercio e inversión libre y justo.
Este paquete de reformas requiere de cambios en el gasto fiscal y en las prioridades de ingresos, por lo que ha aconsejado que estas medidas sean asumidas bajo una senda de consolidación fiscal paulatina pero constante, debido a la elevada deuda pública, el nivel de déficit, la presión sobre el gasto público por el envejecimiento de la población y el aumento de los tipos de interés.
De igual forma, ha especificado que la economía estadounidense se enfrenta a otras negativas confluencias como el cambio tecnológico que está transformando el mercado de trabajo, el bajo crecimiento de la productividad, el envejecimiento de la población, la disminución de la fuerza de trabajo y un crecimiento muy desigual de los ingresos.
Todas estas variables, asegura el FMI, si no se controlan podrían derivar en una disminución de los niveles de vida de la población, un empeoramiento de la pobreza y una reducción del crecimiento económico tanto real como potencial.
Con todo, los expertos del Fondo han elogiado el "buen desempeño" de la economía estadounidense --que han subrayado que se encuentra en su expansión más larga desde 1850--, especialmente por su bajo desempleo, que se sitúa en el 4,4%, y un crecimiento del empleo "fuerte", a la mayor confianza de los consumidores y a un repunte de la inversión.
UNA INFLACIÓN ESTANCADA
En cuanto a la inflación, el FMI ha comentado que "existen riesgos negativos en la perspectiva de los precios". Hasta la fecha, el progreso hacia la meta de inflación a medio plazo de la Fed "ha sido lento" y la inflación subyacente --que excluye la volatilidad de los precios de la energía y la alimentación-- se encuentra "estancada".
De esta forma, ha aseverado que "será un desafío romper con la inflación paralizada en un rango post-crisis".
En el análisis, el FMI señala también que una vez alcanzado el objetivo dual de estabilidad de precios y máximo empleo, y atendiendo a los datos macroeconómicos, la Fed debería continuar subiendo tipos de interés de forma gradual y considera necesaria la "relajación" de su balance.
En el caso de que las variables evolucionen en línea con las previsiones, el FMI ha supuesto que la Fed elevará la tasa de fondos federales en otros 25 puntos básicos en 2017 y 75 puntos básicos en 2018. A finales de 2019, los tipos deberían alcanzar un nivel neutral, considerado en el rango del 2,5% y 3%.
DELITOS CIBERNÉTICOS
Los riesgos cibernéticos para el sistema financiero "están en aumento y son potencialmente sistémicos", ha sentenciado el organismo internacional, a la vez que ha añadido que es uno de los mayores y más "omnipresentes" riesgos a los que se enfrenta el país.
La ciberdelicuencia es una preocupación creciente ya que las soluciones de mercado para limitar estos riesgos se van obstaculizando "por las asimetrías de información", caracterizado por suponer riesgos "inciertos" y cuyos costes económicos son "difíciles de cuantificar".
REHUIR DEL PROTECCIONISMO
El FMI ha sentenciado que un mayor proteccionismo representa riesgos a la baja para el comercio, la inversión, la mano de obra y, por consiguiente, mantener a EEUU como líder mundial en tecnología y productividad.
Según ha explicado el Fondo, la restricción de la entrada de inmigrantes a un país con una demografía tan envejecida podría exacerbar las limitaciones de la mano de obra.
Asimismo, ha advertido de los riesgos que suponen un sistema político muy dividido, ya que podría detener cualquier intención de Trump en su agenda o generar mayor incertidumbre, que impedirían la puesta en marcha de los cambios necesarios para fortalecer la productividad, la participación en la fuerza laboral y la inversión.