Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La licitación de obra del Gobierno central se desploma un 69% en enero

Afectado por la interinidad del Gobierno
La licitación de obra pública por parte del Gobierno central se desplomó un 69% el pasado mes de enero en comparación al mismo mes de 2015, hasta suponer 70,4 millones de euros, según datos de la patronal de grandes constructoras Seopan.
El descenso en la promoción de obra de la Administración central deriva de la actual situación de interinidad del Gobierno actual en tanto se forma un nuevo Ejecutivo.
Así, el Ministerio de Fomento, principal organismo inversor del Gobierno, redujo un 76,6% la licitación de nuevos contratos en el primer mes del año, dado que sólo promovió nuevos proyectos por valor de 44,2 millones.
En enero, el Departamento que dirige en funciones Ana Pastor no promovió obra alguna de carreteras, mientras que las de ferrocarril de Alta Velocidad supusieron 18,2 millones.
De su lado, el otro Ministerio inversor, el de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, lanzó nuevos proyectos por 6 millones de euros, un 79% menos que un año antes.
El descenso de la licitación por parte de la Administración Central lastró el conjunto de la promoción de obra del total de Estado, afectada también por la caída de las obras en el ámbito local.
En total, el conjunto de todas las administraciones sacaron a concurso contratos por importe de 514,16 millones de euros en enero, lo que supone un descenso del 27,8% en comparación a un año antes.
SOLO CRECE EN CC.AA.
Los gobiernos regionales elevaron un 38% la licitación de obras en el primer mes del año, de forma que supusieron un presupuesto inversor de 268,9 millones, con lo que coparon más de la mitad (el 52,3%) del sector.
El aumento de proyectos regionales no pudo compensar la caída registrada en el Gobierno central y en el ámbito local (ayuntamientos, cabildos y diputaciones). Estas últimas administraciones promovieron trabajos por 174,7 millones, un 39,5% menos.