Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las marcas solicitadas en España aumentaron un 6,2% en 2013

Las marcas solicitadas durante 2013 ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) sumaron un total de 46.767 marcas, un 6,2% más que en 2012, periodo en el que se alcanzaron 44.029 solicitudes, según los primeros datos publicados por la OEPM.
Según la firma de asesoramiento y gestión de propiedad industrial e intelectual y nuevas tecnologías Pons Patentes y Marcas, la Comunidad de Madrid encabeza el ranking con 11.801 solicitudes, seguida de Cataluña que ocupa el segundo lugar con 8.679. A continuación se encuentran Andalucía (5.693), Comunidad Valenciana (4.483), Galicia (1.981) y Castilla y León (1.724).
Por su parte, la solicitud de nombres comerciales experimentó un incremento del 14,6% sobre 2012, con un total de 5.729 solicitudes. Las solicitudes de marcas comunitarias, con los datos acumulados hasta noviembre de 2013, ya superan las 100.000, con un incremento del 3,9% respecto al mismo periodo de 2012.
Para la directora general de PONS Patentes y Marcas Internacional, Nuria Marcos, estos datos positivos "son un reflejo de la evolución que se está produciendo en la sociedad española, que pese a la difícil coyuntura económica, hay creación de nuevos proyectos, lo que genera un mayor número de marcas".
En cuanto a las patentes, a lo largo de 2013 se solicitaron 3.128 patentes, un 6,9% menos que en 2012. Del total, 2.623 eran modelos de utilidad, lo que supone un crecimiento del 4,2%, mientras que 1.816 eran diseños industriales, con un aumento del 13,6% respecto a 2012.
Por provincias, Cataluña despoja de la primera posición a Madrid con 560 solicitudes, le sigue Madrid (533 solicitudes) y después Andalucía (483) y Comunidad Valenciana (363).
Para Marcos, esta disminución del número de patentes españolas muestra la drástica reducción de presupuestos en I+D de los últimos años y es un claro indicador de la evolución de la investigación en España.