Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mediación en el alquiler con intervención personal soluciona el 43,4% de los problemas

El porcentaje de resolución de conflictos con Mediación en el Alquiler, con la intervención personal de un profesional, sigue creciendo en España y durante el primer trimestre del año ya ha sido del 43,44%, según los datos facilitados por la Asociación para el Fomento del Alquiler (Arrenta).
La mayoría de las mediaciones en el alquiler que logran el éxito tiene lugar en el primer intento o contacto con el inquilino y dentro de los primeros once días. En concreto, en el caso de Arrenta, el 48,11% de los casos se solucionan en el primer contacto, cuando se le comunica al inquilino el inicio de la demanda, justo antes de comenzar el procedimiento.
Los mediadores expertos de Arrenta contactan por teléfono con el inquilino para intentar evitar el inicio de los trámites de desahucio, explicando profesionalmente cuál es la situación y los perjuicios que conlleva.
El acuerdo se logra en el segundo intento de mediación en el 34,9% de los casos, que se realiza cuando la Asociación Europea de Arbitraje notifica al inquilino la demanda, lo que demuestra que el asunto "va en serio". El 16,99% final tiene lugar en la tercera y última mediación, cuando el inquilino recibe el laudo arbitral o sentencia firme.
Arrenta destaca que la mediación también ayuda a resolver problemas enquistados entre el arrendador y el arrendatario en temas de obras, reparación de electrodomésticos, humedades, ruidos o revisión del precio de las rentas.
La clave del éxito de la mediación es, según Arrenta, la comunicación "personal, no virtual, fluida, sin malos entendidos, que permite acercar posiciones y llegar a una solución". "En los conflictos del Alquiler, la mayoría de los propietarios y los inquilinos buscan soluciones, pero sin la mediación de un profesional no logran entenderse", asegura.
La directora general de Arrenta, Mercedes Robles, explica que "lo habitual es que el inquilino que ha incumplido con el pago no se atreva a negociar con el propietario porque es consciente de su falta, pero no cogerle el teléfono agrava más las cosas". Mientras, los propietarios están "bastante dispuestos" a escuchar las razones que han llevado al inquilino al impago.
La mediación que realiza Arrenta no tiene ningún coste añadido y el cliente sólo tiene que incluir el convenio de Arrenta Básico en su contrato de alquiler con un coste de 98 euros para toda la vigencia del contrato que incluye, además de la mediación profesional inicial, los gastos de arbitraje, abogado y procurador para desahucio.
De hecho, la herramienta de arbitraje debería de estar incluida en el propio contrato de arrendamiento, según Arrenta, que comenzó a facilitar el Servicio de Mediación en el Alquiler en 2013, con un crecimiento "constante" de resolución de conflictos desde entonces.