Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mercados no reaccionan al acuerdo entre Merkel y Sarkozy

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente galo, Nicolás Sarkozy, durante la reunión. Foto: EFE.telecinco.es
Hoy la palabra la tienen los mercados. Después del acuerdo alcanzado por la canciller alemana y el presidente francés sobre la zona euro, todas las miradas se han centrado en las principales bolsas. Sin embargo, la respuesta no ha sido la esperada.
Los mercados europeos han recibido con indiferencia el pacto para reforzar el euro ya que después de registrar ligeras pérdidas se apuntaban pequeñas ganancias.  
En concreto, el Ibex 35, que hace unas horas se dejaba un 0,6%, a mediodía subía un 0,06% y se situaba en la cota de los 8.679,10 puntos.
En el resto de Europa, los principales indicadores que antes también mostraban signo negativo a media sesión se han recuperado ligeramente. En concreto, París ha pasado de unas pérdidas del0,2% a unas ganancias del 0,51% y Lisboa ha pasado de un bajada del 0,17% a una subida del 0,36%.
Por su parte, Francfort es de las únicas plazas europeas que aún mantiene el signo negativo ya que se mantienen en unas pérdidas de 0,45%.
Horas antes, la bolsa de Tokio tampoco reaccionaba al alza con el acuerdo europeo. El índice Nikkei cerraba la sesión con una pérdida de 50,17 puntos, el 0,55%, lo que ha hecho quedarse en 9.057,26 puntos.
Los inversores han acogido con escepticismo y decepción la reunión mantenida el martes entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro francés, Nicolas Sarkozy, en especial, la idea de gravar las transacciones financieras.
El martes, Merkel y Sarkozy presentaron un conjunto de propuestas para luchar contra la crisis económica, entre las que destacan, la creación de una tasa a las transacciones europeas, que los países de la eurozona incluyan en sus constituciones un objetivo de equilibrio presupuestario, y la creación de un gobierno económico común de la zona euro. EPF