Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las multinacionales extranjeras reclaman a España un gobierno estable "de la ideología que sea"

Crearon 68.000 empleos en España y aumentaron un 12,4% los salarios durante los primeros cinco años de la crisis
Las compañías multinacionales extranjeras necesitan que en España se forme "un gobierno estable de la ideología que sea" en un plazo de unos meses, según ha asegurado este martes el presidente de Multinacionales por Marca España, Adolfo Aguilar, en la presentación del informe sobre la contribución de las empresas extranjeras al crecimiento y desarrollo español, elaborado por su organización y la Universidad Camilo José Cela.
En cualquier caso, Aguilar ha asegurado que, aunque algunas inversiones pueden retrasarse a la espera de que se forme gobierno, en ningún caso se anularán. Asimismo, ha señalado que "España es un país muy estable a la hora de invertir", por lo que las inversiones se realizan a largo plazo, ya que "el interés de los inversores en nuestro país es cada vez mayor".
Según el informe, basado en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las multinacionales extranjeras empleaban en España a 1,3 millones de profesionales de manera directa y a 1,4 millones de manera indirecta en 2013, un 5,7% más que en 2008 frente al descenso por parte de las compañías nacionales en un 12,6%.
Además, incrementaron los salarios de sus trabajadores en un 12,4% hasta los 30.814 euros, lo que significa un 36% más que el salario medio de los sectores en los que operan. Según ha explicado Aguilar, estas mejoras se deben a que "las multinacionales han resistido mejor a la crisis que el conjunto nacional" y a que tienden a "homogeneizar sus salarios con los del resto de sus filiales en otros países del mundo".
España ocupó la duodécima posición como receptor de flujos a nivel mundial en 2014 (20.138 millones de euros), siendo el tercer país europeo por detrás de Reino Unido y Países Bajos. En cuanto a stock de inversión extranjera directa acumulado, se situó como novena economía receptora con 634.800 millones de euros, lo que representa un 2,8% del total de ese año.
El 80% de los inversores extranjeros en España proceden de Europa, sobre todo de Alemania, Reino Unido y Francia, mientras que el 14% son compañías americanas y sólo el 5% asiáticas.
Aunque las 10.722 filiales extranjeras que se contabilizaron en España en los sectores de industria, comercio y servicios a finales de 2013 sólo constituyen el 0,5% del número total de empresas totales, también representan el 34,4% de las grandes empresas del país, debido a su gran tamaño, y su contribución al volumen de negocio total en España alcanzó una facturación de 434.422 millones de euros, un 28% del total nacional, con un incremento del 12,4% desde 2008.
Aguilar ha señalado que "España es un país muy estable a la hora de invertir", por lo que las inversiones se realizan largo plazo, ya que "el interés de los inversores en nuestro país es cada vez mayor". Sin embargo, incide en que éstas necesitan "un gobierno estable de la ideología que sea" en un plazo "razonable" de unos meses. En cualquier caso, ha asegurado que, aunque algunas inversiones pueden retrasarse a la espera de que se forme gobierno, en ningún caso se anularán.
IMPULSO A LA INNOVACIÓN
Por otra parte, las multinacionales influyen positivamente en los ámbitos de la educación, innovación, infraestructuras y comunicaciones. El 9,4% de las empresas identificadas por el INE como innovadoras son empresas de capital extranjero y representan el 30% de las empresas innovadoras de gran tamaño.
Aguilar ha explicado que la inversión extranjera estimula la exportación de las empresas españolas, ya que suponen el 40% del total de las ventas españolas en el exterior, y tienen efectos positivos indirectos a través de "la imitación de sus buenas prácticas y de la transmisión de conocimiento".
El gasto en actividades de innovación en España ascendió a 12.960 millones de euros en 2014. Desde 2003, el gasto por parte de las filiales extranjeras ha oscilado entre el 31% y el 39%.