Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsa, en niveles de agosto de 2004 con la segunda mayor bajada anual (3,46%)

La bolsa española bajó hoy el 3,46 por ciento, la segunda mayor caída del año, y acabó la jornada en 7.600 puntos, afectada por el retroceso del sector financiero y la caída de las plazas internacionales.
Así, el principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, cedió 272,30 puntos, equivalentes al 3,46 por ciento, hasta 7.603,60 puntos, nuevo mínimo anual y nivel similar al registrado a mediados de agosto de 2004.
En la semana, la segunda peor del año, baja el 8,01 por ciento, mientras que las pérdidas acumuladas en el transcurso de este ejercicio ascienden ya al 17,31 por ciento.
Afectada por la banca, después de que las autoridades estadounidenses intervinieran ayer tres bancos regionales, la bolsa abrió con una caída cercana al 2 por ciento que la arrastraba hasta 7.700 puntos.
La bajada del 1,2 por ciento de Wall Street en la sesión anterior y el mal comienzo de jornada de las plazas europeas, al pensar los inversores que alguna otra entidad europea deberá ser intervenida, también incidían en la evolución de la bolsa, que pugnaba por mantener la cota de 7.700 puntos.
El descenso de la actividad industrial y del sector servicios en la zona euro acercó la bolsa a 7.600 puntos, presionada por el descenso de los grandes valores.
Las autoridades decidían la suspensión de la cotización de Endesa y Acciona, que están a punto de materializar la venta a Enel del 25 por ciento de la eléctrica propiedad de la constructora.
Presionada por el vencimiento de futuros, que cerraban a la baja, y por las malas perspectivas de apertura en Wall Street, la bolsa abandonó definitivamente el nivel de 7.700 puntos.
El dato del IPC general estadounidense de enero, que subió el 0,3 por ciento después de seis meses a la baja -la tasa interanual se situó en el 0 por ciento, en tanto que el IPC subyacente aumentó el 0,2, hasta el 1,7 por ciento interanual- fue bien acogido por el mercado.
Wall Street abrió con pérdidas cercanas al 2 por ciento, por el descenso de la banca estadounidense por el miedo de los inversores a que se nacionalicen más entidades.
Al final de la sesión, mientras que el petróleo Brent se aproximaba a 40 dólares, el mercado neoyorquino mantenía el descenso de la apertura y la cotización del oro superaba 1.000 dólares por onza, el mercado nacional conseguía mantener el nivel de 7.600 puntos.
Todos los grandes valores bajaron: Repsol, el 6,91 por ciento, por la amenaza de Ecuador de paralizar sus actividades; BBVA, el 6,43 por ciento; Banco Santander, el 5,38 por ciento; Iberdrola, el 3,36 por ciento, y Telefónica, afectada por un informe negativo, el 1,44 por ciento.
La mayor caída del Ibex correspondió a Ferrovial, el 7,65 por ciento; Mapfre, que bajó el 7 por ciento por la mala evolución del sector en Europa y tras anunciar una ampliación de capital para la reinversión de dividendos, seguida de Repsol y de Sacyr, que cayó el 6,73 por ciento.
De los dos valores con ganancias del Ibex, el primer lugar fue ocupado por Grifols, que ganó el 0,69 por ciento, en tanto que Enagás subió el 0,54 por ciento al anunciar el próximo pago de un dividendo. Unión Fenosa registró la menor caída, el 0,06 por ciento.