Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oficina se impone a Internet en la contratación de los fondos de inversión

Los clientes españoles prefieren acudir a una oficina para contratar un fondo de inversión antes que realizar la operación por Internet, una tendencia que se incrementa a media que aumenta la edad del partícipe y disminuye el tamaño de la localidad de residencia.
Esta es una de las principales conclusiones de la Encuesta de valoración en la distribución de Fondos de Inversión elaborada por el Observatorio Inverco, en la que se pone de manifiesto que los inversores no están dispuestos a realizar un pago explícito por la contratación de un fondo.
Según este estudio, el 57% de los partícipes suscribió estos productos en los últimos dos años y el 62% de los inversores tiene acumulado un patrimonio inferior a 20.000 euros.
También especifica que el 74% de los partícipes valora muy positivamente decidir entre varias alternativas de inversión y el 60% se informa y cierra la operación de forma presencial.
CANALES DE CONTRATACIÓN
La encuesta del Observatorio Inverco determina que la comercialización en oficina es la vía más utilizada y la mejor valorada por los partícipes a la hora de adquirir sus fondos, seguida de la compra a través de Internet y el asesoramiento puntual en persona.
Es un servicio que no incluye pago explícito y en el que el cliente puede realizar el seguimiento de su inversión a través de la web o en la propia entidad. Nueve de cada diez ahorradores ofrecen una valoración positiva de este canal y entre los que no lo han utilizado nunca, el 69% estaría dispuesto a utilizarlo.
Mientras tanto, el 69% de los usuarios valora de forma positiva la contratación de fondos a través de Internet, una cifra que se eleva al 77% entre los más jóvenes.
Por otra parte, uno de cada cuatro partícipes se decanta por el asesoramiento puntual en persona, una alternativa en la que el gestor realiza a su cliente un cuestionario para conocer su situación financiera, nivel de conocimientos y objetivos de inversión, antes de recomendarle las opciones más adecuadas.
Siete de cada diez clientes dan una valoración positiva de este servicio, pero sólo un 32% está dispuesto a pagar 30 euros por consulta, mientras que ese porcentaje se reduciría al 11% si tuvieran que pagar 100 euros.
En lo que respecta al asesoramiento online en España, casi seis de cada diez clientes (57%) lo valoran positivamente, pero sólo un 24% estaría dispuesto a pagar 100 euros por consulta, una cifra que baja al 11% si tuvieran que pagar 200 euros. El pago de este servicio también es explícito.
El último canal es el asesoramiento personal continuo, que también incluye un pago explícito y del que el 65% de los ahorradores ofrece una valoración positiva, aunque sólo cuatro de cada diez estarían dispuestos a asumir un coste anual del 0,5% del patrimonio acumulado. Para un coste anual del 1% y 1,5%, la cifra cae hasta el 22% y un 14%, respectivamente.