Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El petróleo registró fuertes caídas al ritmo de la incertidumbre económica

En la imagen, la refinería de Baiji a unos 180 km de Bagdad en Irak el 29 de diciembre de 2009. EFE/Archivotelecinco.es
A ambos lados del Atlántico, los precios del petróleo bajaron esta semana hasta sus niveles más bajos desde comienzos de junio, empujados por los malos datos macroeconómicos, sobre todo en Estados Unidos y China.
El Petróleo Intermedio de Texas (WTI), la referencia en EEUU, fue perdiendo valor a lo largo de semana al conocerse indicadores económicos y de desempleo, considerados por los analistas como "desfavorables" y que suscitan inquietud en torno a un posible descenso en la demanda petrolera.
Tras abrir la semana a más de 78,25 dólares por barril, el crudo de referencia para Estados Unidos cerró la semana a 72,14 dólares, un 8,5 por ciento menos que el lunes pasado.
Mientras, el barril de Brent, referente para el mercado europeo, cotizó al cierre semanal a 71,65 dólares, un 8,3 por ciento menos que al inicio de la semana.
Por su parte, el crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se calcula sobre la base promedio de doce calidades (uno por cada país miembro), cotizaba el jueves (su último día de cotización) a 70,48 dólares, un 6,2 por ciento menos.
La tendencia bajista en el precio del crudo fue en paralelo a la corriente vendedora que predominaba también en las Bolsas.
La de Nueva York se vio lastrada por los datos que reflejaron una pérdida de 125.000 empleos en junio respecto del mes anterior, superior a la que se preveía, con una tasa de desempleo del 9,5 por ciento, ligeramente más baja que en mayo.
Sin embargo, los expertos atribuyen este descenso al abandono de la búsqueda de empleo por unas 652.000 personas y no a la creación de nuevos puestos de trabajo, lo que ha causado más nerviosismo en los mercados financieros.
Pero aparte de no reducirse el nivel de desempleo, los gastos en construcción y la venta de viviendas siguen estancados en la principal economía del mundo.
Además, la actividad manufacturera bajó en junio en todo el mundo, sobre todo en China, donde se ya han registrado dos meses consecutivos de descensos, para llegar a niveles mínimos en casi un año, destacaron los analistas de la consultora JBC Energy en Viena en su boletín del viernes.
Signos de ralentización de la actividad en esos dos gigantes, con diferencia los mayores consumidores de petróleo en el mundo, suelen presionar a la baja los precios del crudo.
Por otra parte, el huracán "Alex", que azota desde hace varios días la región del Golfo de México, ha mermado la producción petrolífera allí en más del 21 por ciento, según los datos del Departamento estadounidense de Interior.
Pero con la disipación del huracán, que al final de la semana alcanzó las montañas del centro de México, se evaporaron también los temores a que éste siga afectando la extracción de crudo.
Eso tampoco ayudó a impulsar el precio del petróleo en Europa y Estados Unidos, al igual que el más reciente fortalecimiento del euro, que el viernes logró subir hasta 1,26 dólares por unidad.

Jordi Kuhs