Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La preocupación por Grecia hunde al Nikkei

Un hombre de negocios japonés pasa junto a una pantalla que muestra la evolución del índice Nikkei de la Bolsa de Tokio. EFE/Archivotelecinco.es
La Bolsa de Tokio sufrió hoy una caída del 2,56 por ciento, la mayor en tres meses, arrastrada por la decisión de Standard & Poor's de rebajar la calificación de Grecia y Portugal, y la consiguiente apreciación del yen.
El índice Nikkei retrocedió 287,87 puntos y terminó en 10.924,79 unidades.
Mientras el euro se depreciaba a su mínimo en casi un año frente al dólar, el yen se fortaleció en Tokio hasta moverse en la banda de las 123 unidades frente a la moneda europea y 93 frente a la estadounidense, lo que perjudica a los exportadores nipones al repatriar sus beneficios en el extranjero.
Las ventas generalizadas hicieron que todos los sectores del mercado de Tokio terminaran en números rojos, liderados por el transporte terrestre, minero y siderúrgico.
Las previsiones de resultados positivos para algunas de las grandes empresas de Japón no lograron elevar el ánimo inversor, golpeado por el temor a que la crisis de la deuda griega se extienda a otras economías de la zona euro.
"Hay muy pocas esperanzas de que vaya a haber una solución a corto plazo para este problema", señaló el analista Tokafumi Horiuchi, de Mizuho Securities, a la agencia Kyodo.
Prácticamente todos los valores bancarios se movieron hoy en rojo mientras entre los exportadores, especialmente atentos a la evolución de la crisis griega por sus consecuencias en Europa, el gigante electrónico Sony cayó más de un 3 por ciento, al tiempo que Canon bajó cerca de un 2 por ciento.
Para los analistas, todo apunta a que el mercado tokiota sufrirá vaivenes en los próximos días, influido, por una parte, por la situación de Grecia y, por otra, por buenas noticias como los resultados positivos de las empresas niponas.