Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la Reserva Federal asegura que lo peor de la crisis en EEUU ha pasado

Mayor desempleo y el precio del combustible por las nubes en Estados Unidos. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sin embargo ha afirmado que los factores que han llevado al país a la crisis comienzan ya a diluirse. Asimismo, el presidente del organismo económico ha explicado que la bajada de los tipos de interés y la ayuda gubernamental deberían "neutralizar los malos vientos".
Bernanke, explicó que, a pesar "del riesgo de que la economía haya entrado en una sustancial espiral negativa parece haber disminuido" en las últimas semanas, "es probable" que la actividad económica sea débil en el trimestre de abril a junio.
 Las palabras del jefe del organismo económico estadounidense contradicen los datos del Departamento del Trabajo de EEUU que la semana pasada publicaba el aumento del paro en cinco décima en un solo mes(de un 5,0 por ciento en abril a 5,5 por ciento en mayo). Estas cifras dieron leña al fuego y desataron las advertencias sobre una recesión.
Bernanke, en un discurso en Chatham, estado de Massachusetts, sin embargo, ha argumentado su optimismo, que se basa en las bajadas decretadas en los tipos de interés y el programa de estímulo aplicado por el Gobierno del presidente George W. Bush que asciende a 168.000 millones de dólares.
También ayudarán a mejorar la situación el progreso alcanzado en la resolución de los dificultades que se presentaron en los últimos meses en los mercados financieros, la disminución de la crisis hipotecaria, así como la sólida demanda de exportaciones estadounidenses.
Por otra parte, el presidente de la FED ha admitido que persisten los factores negativos, entre ellos la subida sostenida en los precios de los combustibles que suponen un aumento del riesgo inflacionario.ZA