Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El dueño de la productora Espiral, en libertad bajo fianza de 100.000 euros

Agentes del cuerpo de la policía trasladan documentación incautada a los juzgados de instrucción de la capital balear, en el caso Ibatur. EFE/Archivotelecinco.es
El empresario G.D., dueño de la productora audiovisual Espiral, ha quedado en libertad bajo fianza de 100.000 euros por su presunta implicación en la trama de corrupción investigada en el "caso Ibatur" tras prestar declaración ante el juez Ignacio Lope Sola.
Según han informado fuentes judiciales, después de dictar prisión eludible con fianza para este imputado el juez ha comenzado a tomar declaración al otro detenido en la segunda fase de la "operación Pasarela", el administrador de la empresa Centro de Comunicación Creativa, B.M.
Estos dos responsables de empresas de comunicación fueron detenidos el pasado martes y han pasado esta mañana a disposición judicial.
En la "operación Pasarela", que comenzó el 29 de junio a iniciativa de la Fiscalía Anticorrupción, se investiga el supuesto desvío de fondos públicos del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), mediante contratos irregulares, cuando este organismo público fue gestionado por el PP en la pasada legislatura autonómica (2003-2007).
Aparte de las detenciones, el martes también se registraron tres empresas: Espiral (en Palma), Centro de Comunicación Creativa (en Marratxí) y Fotos Deià (en Sóller). Estas empresas trabajaron como proveedores para el Ibatur durante el pasado mandato, y la Fiscalía Anticorrupción investiga supuestas irregularidades en estas contrataciones.
En la primera fase de esta operación, desarrollada en junio, se detuvo a trece personas -todas ellas en libertad con o sin fianza- y se registraron cinco empresas y una fundación en Mallorca y Madrid relacionadas con el Ibatur.